Cayetano González – El PP gana en las encuestas.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Tres medios de comunicación de difusión nacional han publicado en los últimos días otras tantas encuestas de intención de voto en unas elecciones generales. Las tres coinciden en dar como ganador al PP sobre el PSOE, aunque la horquilla de ese triunfo varía desde los 2,6 puntos de diferencia de La Razón hasta los cuatro de La Vanguardia, pasando por los 3,6 de El País. Ya se sabe que las encuestas, sobre todo las realizadas cuando quedan dos años y medio para las elecciones, tienen un valor relativo, pero sin duda marcan una tendencia y esta es claramente desfavorable a los intereses electorales de los socialistas.

No cabe ninguna duda que la crisis económica y, sobre todo, la imagen de improvisación y falta de solvencia que está transmitiendo Zapatero a la hora de enfrentarse a ella, está provocando un gran desgaste del actual Presidente del Gobierno y del PSOE. La credibilidad del actual inquilino de la Moncloa, así como la confianza que inspiran sus actos de gobierno está en sus niveles mas bajos desde que hace cinco años y medio llegó al poder.

Desde ese punto de vista, el líder de la oposición tiene, aparentemente, motivos para sentirse contento. Y digo aparentemente, porque algunos pueden plantearse que con la que está cayendo, ¿como es posible que el PP esté sólo entre 2,6 y 4 puntos por encima del PSOE? Aznar, antes de su triunfo en las elecciones de 1996, le sacaba unos 10 puntos en las encuestas a Felipe González y luego, en la práctica, sólo le ganó por unos escasos 200.000 votos. Además, si la imagen de Zapatero está muy tocada, Rajoy tampoco saca muy buena nota cuando se pregunta a los encuestados sobre la confianza que le inspira el líder de la oposición.

Es evidente que Zapatero está pasando, desde el punto de vista político, por un momento muy delicado. Ha perdido las elecciones gallegas, las europeas, no ganó las vascas aunque el PSE gobierna en Vitoria y antes de las generales habrá elecciones municipales y autonómicas en el 2011 que el PP planteará a cara de perro. Rajoy puede pensar, y de hecho toda su estrategia parece estar basada en ello, que no haciendo nada, metiendo muy poco ruido, hablando mucho de la crisis económica y muy poco de otras cuestiones, puede ganar las elecciones en el 2012. Y es muy probable que esa estrategia le de un buen resultado.

Pero también debería de tener en cuenta el líder del PP que a nada que la crisis económica empiece a remontar, Zapatero y todo el aparato del PSOE, que es muy potente, pueden acortar perfectamente en seis meses, esa diferencia que ahora indican las encuestas. Por eso, si yo fuera Rajoy, no solamente no me fiaría de lo que dicen estas, sino que pondría todo el empeño en presentarme como una alternativa solvente y necesaria, para lo que resulta imprescindible defender ideas, principios, valores y no sentarse exclusivamente en la puerta de tu casa a ver pasar el cadáver de tu adversario político.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído