Mabel Redondo – Entre Bambalinas – Belén y Fan se reconcilian y van a por el bebé


Belén Esteban y Fran Alvarez siguen deshojando la margarita; en poco menos de un año y medio de matrimonio la pareja ha roto y se ha reconciliado al menos en dos ocasiones, eso que se sepa.

Al menos la Esteban lo reconoce; «Estar conmigo es muy difícil, además mi trabajo no ayuda». El camarero ha demostrado con creces tener la paciencia del Santo Job.

Claro que él tendrá su carácter, pero es muy duro que día a día tu mujer te recuerde a su ex, y para más INRI no a solas, no, más bien ante miles de personas que la ven en televisión.

La última crisis del matrimonio ha sido la más seria; de hecho ya habían comenzado los trámites de separación, pero como el contacto no lo han perdido nunca, les ha dado tiempo reflexionar, a comprobar que están mejor juntos que separados, al menos de momento.

Así la Esteban vuelve a sonreír, han paralizado los papeles de la separación y a día de hoy siguen casados. Como muestra de amor y a pesar de los pesares, Fran tuvo que pasar una nueva prueba para demostrarle a Belén y esta vez ante toda la audiencia que él la quiere por encima de todas las cosas y que su amor es tan grande que hasta le ha pedido tener un hijo. Dice la Esteban que están en «ello».

Todo esto lo hizo Fran a través de una llamada telefónica a «Sálvame», el programa en el que colabora su mujer. El camarero no tiene tablas en los medios y eso se le nota, pero lo mejor es que no tiene ningún interés en abarcar protagonismo. Esa fidelidad desinteresada que le demuestra a su pareja es de agradecer. A nadie le extraña escuchar la voz entrecortada y tímida de Fran cuando ha intervenido en algunos programas siempre vía teléfono.

Las reconciliaciones siempre dejan buen sabor de boca, pero sería una enorme equivocación sostenerla o basarla en el deseo de tener un hijo. La estabilidad en una pareja no depende de la descendencia.

La ruptura que sorprendió de lo lindo fue la de Rafa Camino con Natalia Alvarez. Se casaron hace ocho años y tienen un precioso hijo de seis, el pequeño Rafita es la delicia de sus padres.

Natalia siempre fue discreta durante, y después de su matrimonio también lo sigue siendo. Me confiesa que huye de las entrevistas en las que tenga que desvelar detalles de su ruptura o de su matrimonio; «son cosas personales y familiares, yo no quiero entrar en hablar de esos temas. Mi educación me lo impide. Siempre he tenido una relación cordial con la prensa y pienso seguir así. Yo estoy bien, ahora me pillas con los dos Rafas porque hemos venido a recoger al pequeño y le vamos a hacer unas fotos de carné». Sin duda alguna esta es una separación civilizada, para que luego digan.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído