Consuelo Sánchez-Vicente – La rebelión de «Ric»


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Cese temporal en el cargo, y van dos, el de Bárcenas concretado en el mismo acto del anuncio, el de «Ric» Costa anunciado con carácter preventivo. Tras un duro tira y afloja ambos. Pero uno, el de Bárcenas, según manda lo políticamente correcto: a petición propia del interesado y con nota de gratitud infinita de Rajoy por los servicios prestados incluida; el de Costa, a empujones: con un sms de teléfono móvil en el papel del motorista del franquismo, la oficina de Camps anunció el viernes por la noche que «Ric» será ejecutado por el comité de dirección del PP valenciano en la reunión convocada de urgencia para este 13 y martes a petición del propio Costa, me cuentan.

En la prensa de ayer quedó constancia de que, en los momentos más duros del pulso Gürtel entre la dirección del PP de Valencia y la nacional, ante los nervios de Costa por la presiones de Rajoy sobre Camps para que le destituyese, Camps llegó a decirle a Costa que tanto confiaba en él y tan tranquilo podía estar que «si te vas tu me voy yo». Hasta que acabe ese comité en teoría podría ocurrir, dos por el precio de uno. Pero no creo. Y Costa, por lo que se va viendo, tampoco; tanto – me cuentan – que antes de irse de peregrino a Santiago le dijo a Camps que sólo dejaría el cargo si le echaba la dirección del PP de Valencia, y que si había… (eso) la convocara. Aunque lo que allí ocurra sólo será noticia cuando el cónclave acabe, convocado está. ¿Tarde y mal? Creo que sí.

Que toda situación desesperada es susceptible de empeorar no es algo que yo tenga que explicarles a ustedes aquí (la venganza del rey destronado por Camps, Zaplana, podría estar al caer, aunque ya no está en la política este es un plato que los muy inteligentes suelen servir frío) «Ric» Costa, ni quiere irse callado como un paria ni está por comerse un «marrón» que todo el PP (todo, Rajoy incluido) sabe que no es suyo sino de Camps, que fue quien introdujo a «El Bigotes» en Valencia. Ni Camps ni Rajoy pueden ahora extrañarse de que, en la disyuntiva de dejarlo o que le echen «por corrupto» Costa se haya negado a colaborar a su defenestración. ¿Problemas para el PP? Que descartada la «vía Bárcenas», que era la fórmula sugerida a Camps por Rajoy para intentar reflotar su muy maltrecha credibilidad (la de las dos), el cese de «Ric» tiene todas las papeletas para ser un nuevo y precioso hilo del que seguir tirando de la madeja Gürtel que el PSOE seguro que sabrá aprovechar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído