Julia Navarro – Escaño Cero – Cabeza de turco.


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

¿Dónde está Rajoy? ¿Por qué el líder del PP no da la cara? ¿Se puede confiar en un dirigente político que se esconde ante los problemas?. Mariano Rajoy intenta huir del caso Gürtel, pero la suya es una huida inútil porque sólo dando la cara y tomando decisiones conseguirá ahuyentar el fantasma de la corrupción que atenaza a su partido.

En estos últimos días, el PP está dando un espectáculo vergonzoso. La dirección del PP cree que ofreciendo la cabeza de Ricardo Costa resuelven el problema, pero Costa se resiste a ser el cabeza de turco. Cuando él asumió responsabilidades en el PP valenciano hacía años que su partido contrataba con las empresas de la trama Gürtel. De manera que Costa no quiere convertirse en el único malo de la película, en comerse el solo el «marrón».

Pero en Génova 13 creen que ofreciendo la cabeza de Costa salvan la de Camps y evitan el terremoto en la Comunidad Valenciana, como si eso fuera posible. Mientras tanto, Camps se ve entre la espada y la pared, por una parte quiere salvarse, por otra sabe que no puede dejar a su número dos, a Ricardo Costa, porque éste puede decidir arrastrarle si se ve definitivamente perdido.

Ya digo que el espectáculo resulta tragicómico. Desde Génova 13 se daba a Costa como cesado, desde el PP del País Valenciano, se le reiteraba la confianza. Y unos y otros se dedicaban a hacer una guerra de comunicados. Por si fuera poco, Francisco Camps nos ha vuelto a sorprender con una de esas frases que resultan sorprendentes en un señor mayor. De «amiguito del alma, lo nuestro es muy bonito» ha pasado a sentirse Gandhi. O no sabe quién fue Gandhi o está tan afectado por el caso Gürtel que ha perdido el sentido de la realidad y por eso se confunde a sí mismo con el pacifista hindú.

Los ciudadanos asistimos estupefactos a está tragicomedia en que se ha convertido el caso Gürtel, pero sobre todo estamos viendo que el PP carece de liderazgo, que Mariano Rajoy esconde la cabeza ante los problemas, que no es capaz de plantarles cara. Lo dije hace unos días y lo repito: ¡Que Dios nos coja confesados si Rajoy se convierte en presidente y nos atacan los marcianos!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído