Carlos Carnicero – Batasuna y sus circunstancias.


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La esencia del problema de la llamada izquierda abertzale es su doble carencia: de autonomía y de coraje. No tienen autonomía para tomar decisiones independientes de ETA, a quien están subordinados para todos sus actos. Y carecen de la valentía necesaria para enfrentarse a la organización terrorista. Eso les convierte en simples y llanos apéndices de la banda armada y en consecuencia no tienen espacio en la democracia española. Su problema de aspirar a la participación política en el sistema democrático español sólo tiene una solución: cortar toda relación con ETA y demostrarlo fehacientemente.

Por primera vez en mucho tiempo se está produciendo una aplicación estricta de la estrategia global e integral contra el terrorismo. De una parte, la lucha policial y judicial, las infiltraciones en la banda y la actuación coordinada de los servicios de inteligencia internacionales. De otra, la aplicación de una política penitenciaria que tiende al fomentar el desistimiento de los presos con largas condenas. En el otro frente, en el político, una acción continuada de persecución de todos los elementos del entramado civil de la organización criminal.

La desarticulación de zulos y la detención de comandos tiene el efecto demoledor de un lento goteo que mina las entrañas de la organización terrorista que además tiene luchas intestinas en las que siempre terminan imponiéndose quienes tienen el control del dinero y de las armas.

El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba está haciendo una extraordinaria gestión de la lucha antiterrorista y sólo hace falta que la oposición le deje trabajar en paz. Otegui debiera aprender que sin coraje no tiene vida democrática.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído