José Cavero – Recelos de Fraga sobre Camps.


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Las declaraciones de Fraga sobre su compañero de partido Camps han caído hoy como un pedrisco en su propio partido. El presidente fundador y senador del PP, Manuel Fraga, primero, alabó la figura de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de quien dijo que es «extraordinaria y por encima de toda sospecha», mientras que ha añadido que «no diría lo mismo» del presidente de la Generalitat Valenciana y del partido en la región, Francisco Camps. Fraga ha señalado su esperanza, eso sí, de que, con el cese de Ricardo Costa, «se haya parado el golpe».

«En todo caso allí hay una reserva extraordinaria. Estoy pensando ahora mismo en la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que es extraordinaria y por encima de toda sospecha», ha indicado en una entrevista en la Cope. ¿Indica ya la probable sucesora al presidente de la Comunidad? No es improbable que Fraga apunte en esa dirección. Preguntado sobre si diría lo mismo sobre Barberá que acerca de Camps, Fraga respondió que «no diría lo mismo». Asimismo, ha asegurado que un político debe tener una «moral indestructible», con «convicciones éticas muy profundas y la capacidad de ejercerlas» para sentenciar a continuación que «probablemente a Camps le haya faltado moral en uno de esos sentidos.

Cabe recordar que Fraga siempre se ha mostrado muy crítico con la actuación de su partido en todo lo relacionado con la trama Gürtel, sobre todo en Valencia. El pasado día 5, por ejemplo, el presidente fundador fue la única voz crítica en un Comité Ejecutivo marcado por el escándalo de corrupción que afecta al partido, y ya fuera de la reunión afirmó que no daba la impresión de que ese asunto fuera muy bien. Y anotó el dato de que las encuestas colocan a Zapatero por encima de Rajoy en popularidad. El propio Fraga se ha visto salpicado por el Caso Gürtel. Uno de los cabecillas de la trama, Pablo Crespo, fue secretario de Organización del PP gallego durante parte del mandato de Fraga, y de su responsabilidad en aquel caso ha hecho declaraciones el propio Fraga al diario La Voz de Galicia de este jueves. Admite que «lo que ocurrió con Crespo no fue mi mejor momento, desde luego». Y recuerda que cuando conoció las irregularidades destituyó al secretario de organización, pero no denunció los hechos para no dar un escándalo. Eso sí, ha reiterado que cuando se enteró «se acabó el asunto. Lo mandamos al diablo».

No obstante estos recelos internos contra algún colega, el veterano político ha querido defender a su partido y ha asegurado que «para sacudir los cimientos del PP hacen falta más cosas» aunque ha reconocido que «es evidente que se ha intentado y nunca habíamos dado motivos para ello». Fraga aseguró que detrás de todo esto hay «intencionalidad política» y ha estimado «evidente» que se busque perjudicar a un partido, que ha crecido «de forma extraordinaria» y ha señalado en ese sentido los resultados de las más recientes encuestas, en las que el PP «arrasa». También ha precisado que «en este momento hay partidos que pueden jugar con los medios del Estado y presionar desde ellos» y, en el otro lado, hay «personas que se limitan a recibir los golpes, pero los estamos recibiendo bastante deportivamente». Fraga ha dicho, finalmente, que hubiera preferido que casos como éste no hubieran ocurrido, si bien ha señalado que «cuando los partidos crecen, y el PP lo ha hecho de forma extraordinaria» es fácil que «alguien se cuele y es imposible no reconocerlo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído