José Cavero – Molestan los disidentes.


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

En el PP, según nos cuenta hoy una crónica de La Voz de Galicia, genera malestar la locuacidad de Fraga. En el PSOE, no hay duda alguna de que sucede algo parecido cuando hablan o escriben Jordi Sevilla o Carlos Solchaga. Los pepito grillo internos resultan ser insoportables para las correspondientes direcciones de las empresas.

Fraga ha alentado como pocos el relevo de Francisco Camps y Solchaga acaba de explicar que él se habría ido antes de lo que lo hizo Solbes y critica a Zapatero por vivir en un mundo presidencialista en el que trata como secretarios de Estado a sus ministros. Solchaga sostiene que el error de Zapatero es concentrar la actuación política en su persona, minusvalorando el papel del Gobierno y de la Administración. Y recuerda a Zapatero que un Gobierno es un órgano colegiado de toma de decisiones, no unipersonal, y aconseja a Zapatero delegar responsabilidades para preservar su figura si quiere volver a ganar las elecciones.

Solchaga no tiene inconveniente en criticar algunas de las decisiones que aún colean y que fueron adoptadas o consideradas en la anterior legislatura, como la aprobación del Estatuto de Cataluña y el proceso de tregua con ETA. Solchaga estima que la forma de tratar aquellos dos asuntos impidió a Zapatero que obtuviera una mayoría absoluta. Las declaraciones de Solchaga son relativamente nuevas. Se había mantenido en silencio durante años y sólo ahora ha estallado, después de la salida del Gobierno de quien fue su sucesor en la cartera de Economía, Pedro Solbes. Otro tanto ha sucedido con Jordi Sevilla, también alejado, por propia voluntad, del Grupo Parlamentario Socialista, y que ha pasado a ser elemento molesto por sus apreciaciones económicas.

Jordi Sevilla ya fue «superlocuaz» cuando, en sus primeros días como ministro, se ofreció a Zapatero para sacarlo de su ignorancia en asuntos económicos con unas pocas lecciones particulares. Sevilla sigue proyectando sus conocimientos en su blog y en artículos periodísticos frecuentes. En el de este domingo, en El Mundo, Jordi Sevilla advierte sobre la posibilidad de una recaída. «Hay que partir de un diagnóstico correcto de la situación, incluyendo las dudas sobre la calidad de nuestra recuperación si no hacemos algo más que lo conocido hasta ahora», advierte don Jordi…

En cuanto a Fraga, son conocidas sus tesis sobre el mal trance que atraviesa el PP valenciano y en particular su líder Camps. Su tesis de que Rita Barberá es trigo mucho más limpio ha lanzado una hipótesis, la próxima salida de Camps, que Rajoy rechaza con energía. Pero no se sabe por cuanto tiempo… En todo caso, y como ha escrito un analista político este lunes, en Génova se considera que con sus declaraciones sobre el caso Gürtel está tensionando el partido en un momento difícil. Fraga se ha erigido en paladín de la exigencia de responsabilidades en su propio partido. Con otra particularidad: Quién se atreverá en el PP a decirle a don Manuel «¿por qué no te callas, Fraga?»

Y hablando de disidentes, ahí tenemos a Montserrat Nebrera, que deja su escaño en el PP y anuncia un nuevo proyecto político. Es probable que haya satisfecho con esta decisión a no pocos de sus propios correligionarios, empezando por su rival y ahora adversaria Alicia Sánchez Camacho, con quien estuvo a punto de tirarse de los pelos. Nebrera fue fichaje ilustrísimo de Piqué. Alicia lo fue de Rajoy. Y la historia aún no tiene un final escrito de vencedora y vencida…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído