Consuelo Sánchez-Vicente – Del cuento a las cuentas.


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Mucho hablar de impulsar el cambio de modelo productivo, la famosa economía sostenible, hasta una ley le quieren hacer al invento. Pero, del cuento a las cuentas hay un trecho. Al final, por lo que ha optado el Gobierno no es por la inversión productiva sino por intentar cuadrar las cuentas tapando agujeros, y por eso que ellos llaman pomposamente gasto social y que en realidad consiste en irle arrimando dinero al paro según va creciendo en vez de crear empleo

El paro es lo único que crece en el huerto de los «brotes verdes» de la vicepresidenta Salgado. Un balance como el de la economía española, con la mitad de ingresos que de gastos -es decir, con el doble de gastos que de ingresos- es un desierto, nada más puede crecer en él que el paro. Perdón, algo sí, sí que hay otra planta que crece en el huerto de Salgado: los impuestos.

Si eres rico de «sicav» no tienes por qué preocuparte porque a este Gobierno tan «progre» se le parte el corazón de pensar que te puedes fugar con tus dineros y ni te va a toser. Y a los pobres de solemnidad lo que les toca es recibir ayudas y subsidios. Ahora, ¡pobre clase media! Los que siempre pagan porque están pillados por la nómina, el IVA y demás cadenas recaudatorio/confiscatorias, los que no se pueden escapar de Hacienda, esos van a ser otra vez los paganos. Los once mil millones de euros de esfuerzo fiscal que la vicepresidenta Salgado pide para «mantener la protección social» saldrán de las costillas de la clase media.

Subir los impuestos es renunciar a la recuperación a corto y medio plazo, y la consecuencia directa de esa renuncia es el paro. Más paro, aun más. Este es el problema de los PGE de 2010. Y no, no lo dice solo «la derechona» como pretende el Gobierno. Repaso por encima; CiU atribuye estos presupuestos a la desorientación y la improvisación del Gobierno y en referencia a Salgado añade que si el capitán de la nave no sabe virar habría que cambiarlo; ERC piensa que el Gobierno está utilizando el gasto social como cebo; IU, ICV y el BNG, que no está defendiendo a los más desfavorecidos sino empobreciendo a los que todavía no lo son; el PP que son una chapuza letal para la clase media y la clase trabajadora. La soledad del presidente Zapatero es total, ni los dos socios del Gobierno, el PNV y Coalición Canaria, niegan que navegan bajo (la) bandera de (su) conveniencia. Debe ser cierto que, cuando quieren perder a un mortal, los dioses le mandan la vanidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído