Carlos Carnicero – El acelerado desprestigio de la política.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Es un auténtico efecto dominó. Todavía queda por levantarse el secreto sumarial de un tercio del sumario de la trama Gürtel y lo que se conoce es de una obscenidad intolerable. El escándalo coge al Partido Popular en mitad de un proyecto de ascensión política en las encuestas que sin embargo, a lo que parece por el último sondeo publicado por El País, se ha frenado en seco. Corremos o corríamos el peligro de que una parte de los electores, en la incondicionalidad con su partido y para no beneficiar al contrario, llegaran a apoyar a los implicados en casos de corrupción pretendiendo que las urnas hagan un lavado por encima de la ética en los comportamientos políticos.

Los escándalos se suceden y salpican al ex presidente de Baleares y a la presidenta del Parlamento de esa comunidad. La policía irrumpe en ayuntamientos en los que los desfalcos de caja se han realizado con un desparpajo propio de los tiempos en los que nos ha tocado vivir.

Por si fuera poco, y aún cuando sean asuntos de otra condición que los descritos anteriormente, el Partido Socialista de Madrid llega a un oscuro acuerdo para poner al frente de Caja Madrid a la mano derecha de Esperanza Aguirre que sólo ha pisado entidades financieras para sacar dinero de los cajeros. ¿Qué hay entre Tomás Gómez y Esperanza Aguirre para que se hayan podido poner de acuerdo?

En mitad de una crisis que está provocando el debilitamiento progresivo del Gobierno, la oposición desaprovecha constituirse en alternativa real por su propia incapacidad. La raya que divide supuestos políticos e ideológicos distintos dentro del PP hace que sea un partido desconcertante: ¿Quién es el líder del PP? ¿Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre o José María Aznar? ¿Quien marca la agenda de ese partido? Esperanza Aguirre se define liberal pero va a las manifestaciones contra la ley de interrupción del embarazo?

Demasiados agujeros negros en el PP como para presentarse como recambio del PSOE. Y el desconcierto empieza a cundir entre la ciudadanía con el enorme riesgo de un monumental desprestigio de la política.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído