José Cavero – Tiempo de enmiendas y sospechas sobre Salgado.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Concluida la primera parte del debate presupuestario, con las enmiendas a la totalidad, derrotadas en la segunda sesión del debate y con el rechazo de las enmiendas a la totalidad, sus señorías han entrado en el tiempo establecido para la presentación de enmiendas al articulado. Es un debate con un final mucho menos resonante, por cuanto muchas de tales enmiendas se discuten y se incorporan al texto con escasos efectos publicitarios. En este trance de ahora, ya se conocen también las opiniones de los partidos que apoyaron el texto del Gobierno: PNV y CC apoyaron los presupuestos, pero criticaron con dureza su contenido.

Incluso, el PNV ya ha advertido su disposición a volver a la confrontación con el Gobierno, superado un primer tiempo de colaboración pactada a cambio del blindaje del Concierto Económico vasco. El portavoz del PNV ya ha expresado su deseo de que el Gobierno acepte, finalmente, la necesidad de reformar el mercado laboral o que rectifique su pretensión de recortar las inversiones en I+D+i, dos cuestiones que es probable que salgan adelante por la coincidencia de casi todos los grupos parlamentarios. Gobierno y PNV es probable que exploren un pacto estable en materia económica, toda vez que el PSOE considere a los nacionalistas vascos mucho más fiables que a sus aliados coyunturales de la izquierda, ERC e ICV…

No se descarta que socialistas y PNV cierren en pacto económico en los meses siguientes, antes de fin de año, y en esta tarea se cree que participará directamente el presidente de los nacionalistas vascos, Iñigo Urkullu. Es decir, el Gobierno tiene ahora una navegación presupuestaria no menos comprometida que en la etapa anterior. No sólo por esta nueva actitud del PNV, sino también porque a CC, y en representación del grupo Mixto, corresponderá ahora intervenir al portavoz del BNG, Francisco Jorquera, que previsiblemente estará en otra actitud y disposición hacia las cuentas del PSOE.

En esta fase del debate, por tanto, si el PSOE no tiene mayoría, puede perder votaciones y ver descuadradas sus cuentas. De ahí la importancia de los pactos y los entendimientos para sacar adelante sus planteamientos básicos, cediendo en los menos relevantes. El portavoz socialista, José Antonio Alonso, se ha referido a que, en esta fase de discusiones, podría aumentarse la progresividad del proyecto presupuestario. Con lo cual, ha dejado abierta la posibilidad de entendimientos con la izquierda, o las distintas izquierdas del Parlamento: ERC, IU, BNG.

Por lo demás, el primer gran debate presupuestario, sobre las enmiendas a la totalidad, dejó tras de sí el efecto de una victoria-derrota: victoria moral para el PSOE gobernante, que se apuntó los números de los votantes, pero derrota en los debates de Rajoy y Salgado. No hay duda de que el PP ha recuperado una cierta sensación de euforia, como la que en su día ya disfrutó con los resultados de las elecciones gallegas o de las europeas. Eso sí, sobre Rajoy habrá quedado la desconfianza de su actuación, por haber «despreciado» a la vicepresidenta. Salgado ha acusado a Rajoy de machismo por ningunearle en el debate: Rajoy, vino a decir la vicepresidenta, le trató mal por ser mujer y ha rechazado estos planteamientos la portavoz del PP, Sáenz de Santamaría, para quien estuvo claro que ahora se escuda en ser mujer porque le salió mal el debate… Y en la misma línea se expresa ABC: «Tras el vapuleo, feminismo», que sostiene que «el PSOE y Elena Salgado se aferran ahora al supuesto tono ofensivo del líder del PP tras perder el duelo parlamentario», según dice el periódico conservador.

A la vicepresidenta Salgado, por lo demás, le ha salido hoy «un grano» molesto, por virtud de una información que proporciona el diario La Gaceta, según la cual, doña Elena sería la propietaria de un apartamento en la ciudad francesa de Niza, lo que pondría seriamente en duda la fiabilidad de su reciente declaración de patrimonio. Según el referido diario, la vicepresidenta tiene, además, diversas propiedades en el Barrio de Salamanca de Madrid -un garaje en el barrio del Retiro y dos propiedades más en el barrio de Salamanca-, lo que plantea dudas sobre esa declaración de 236.934 euros de valor patrimonial. Es probable que la vicepresidenta explique hoy estos presuntos «olvidos».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído