Esther Esteban – Más que palabras – Machismo como excusa.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

La vicepresidenta Elena Salgado ha tenido su particular semana de pasión. Comenzó perdiendo, estrepitosamente, el debate de los presupuestos donde se mostró insegura y dubitativa frente a un Rajoy muy superior curtido en mil batallas parlamentarias que la ganó por la mano. Es verdad que la responsable de que salgan las cuentas en nuestro país no lo tenia fácil, porque con cuatro millones y pico de parados y subiendo es muy difícil confiar en las medidas del gobierno. Hizo lo que pudo, pero las cifras no cuadran y es muy cuestionable que la situación mejore con una subida de impuestos a las clases medias mientras los ricos aparecen como intocables.

La ministra se equivoco al plantear un debate mas político que técnico- en el que podría haber intentado salvar los muebles- y está claro que Rajoy consiguió apabullarla pero no por ser mujer, ni por emplear un lenguaje sexista. Lo que le dijo el líder de la oposición- haciendo responsable al presidente Zapatero de la situación- no fue una acusación machista sino un ataque político que es muy diferente. No seré yo quien niegue que las mujeres seguimos victimas de un machismo demasiado incrustado en nuestra sociedad que es camaleónico y cambia de cara según convenga. Es brutal en algunas ocasiones, sibilino otras, vergonzante muchas y siempre detestable, pero mal favor nos hacemos a nosotras mismas cuando buscamos excusas de ese tipo simplemente para tapar nuestros errores o cuando alguien cuestiona nuestra capacidad. La vicepresidenta es una mujer formada, preparada con un curriculum brillante y experiencia en gestión que a estas alturas no necesita agazaparse detrás de una falsa acusación de machismo ni buscar ese tipo de cortinas de humo. Perdió el debate porque fue peor que su adversario y no pasa nada. Un mal día lo tiene cualquiera y ¡ al final! el gobierno venció -aunque no convenció- pero se garantizó los apoyos necesarios para tramitar los Presupuestos.

Elena Salgado empezó mal la semana y la ha terminado peor con esa ocurrencia de contratar a prejubilados de la banca que ha denominado «facilitadores financieros» para canalizar las solicitudes de PYMES y autónomos de aquellos créditos del ICO que hayan que hayan sido rechazadas por las cajas y los bancos. ¿el prejubilado numero dos del BBVA puede estar entre esos facilitadores o como esta forrado se le descarta para este servicio social?.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído