Mabel Redondo – Entre Bambalinas – El perdón que seguirá dando que hablar.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Embutida en un precioso vestido negro de Celine y con una imagen impecable, Ana Obregón llegaba al Hotel Santo Mauro donde la esperábamos más de cincuenta periodistas con ansias de escuchar el tan traído y llevado comunicado por el que la actriz pedía perdón Cayetano Martínez de Irujo. Ana es única, se presentó a la rueda de prensa como si fuese a un cocktail en Mónaco; ella es así de natural.

Han pasado diez años desde que Obregón lanzase esas desafortunadas manifestaciones que tantos problemas le ha traído. Ella que es la más pija entre las pijas ha llegado a imaginarse entre rejas, porque eso es lo que pedía Cayetano si finalmente no accedía a reconocer que lo que contó sobre el asunto de las drogas en una maleta era incierto y sin base alguna.

Si todo el proceso hubiese llevado su curso y Ana no le hubiese pedido el perdón público podría haberse enfrentado a una pena de cárcel y la verdad es que no puedo imaginarme a la Obregón con el pijama de rayas.

La bióloga leyó el comunicado acompañada de Javier Saavedra (el abogado que le ha llevado el caso) y de Marcos García Montes (abogado de Cayetano). Minutos antes de leer el escrito, se reunieron en uno de los salones del hotel para ultimar y acordar algunos detalles sobe la rueda de prensa y los trámites del sobreseimiento del caso.

A continuación reproduzco el comunicado que promete pasar a los anales de los comunicados en estos asuntos de los enredos del corazón:

«Con fecha de 8 de Mayo de 1999, en el Programa Crónicas Marcianas de Tele5, acusé de manera injusta y como posteriormente se demostró sin base alguna, a Cayetano Martínez de Irujo Fitz James Stuart en base a unas informaciones que me fueron suministradas mediante una cinta con objeto de perjudicar a Cayetano y a mí misma. Estas manifestaciones fueron reproducidas en el programa «Gente» de TVE y en las revistas «Semana» y «Sorpresa».

Las afirmaciones, que se demostraron absolutamente inveraces y sin base alguna, han producido en la imagen pública y privada de Cayetano Martínez de Irujo un daño, al ver vulnerado su honor, imagen e intimidad personal y familiar.

Cayetano Martínez de Irujo formuló querella por diferentes delitos que correspondieron al Juzgado de Instrucción número 1 de Espluges de Llobregat.

Por todo ello, pido perdón públicamente, reconociendo la inveracidad de mis manifestaciones y la errónea imputación de hechos delictivos a Cayetano Martínez de Irujo; esto se debió a que ciertas personas, de manera falaz, me hicieron creer erróneamente que se le podía causar grave daño al padre de mi hijo».

Ana reiteró que lo que más le duele es el daño que le ha causado a Cayetano y a su familia, que ella sólo lo hizo por defender «al hombre que he querido, quiero y querré que es Alessandro, el padre de mi hijo. Entiendo que Cayetano no quiera verme y esté dolido. No he hablado con él en todo este tiempo».

Ana estuvo estupenda, no dejó de sonreír ni ante las preguntas más incómodas, estaba preparada, mantuvo el tipo, fue humilde como nunca antes lo había sido y no sólo pidió perdón a Cayetano por el daño que le había hecho, también nos rogó a la prensa que no nos metiésemos con ella porque ha decidido quitar todas las demandas y ser otra persona a partir de ahora.

Dice que quiere vivir tranquila, ser feliz y centrarse en un par de proyectos profesionales en los que se incluye una serie de televisión. El que no está incluido es Darek, cuando se le pregunta por el polaco responde: ¿y ese quién es?, sobran los comentarios. La Nueva Era de Ana Obregón acaba de comenzar.

Por otra parte, el gran ausente fue Cayetano Martínez de Irujo, la foto de volver a verles a los dos juntos no tiene precio, ¿o sí?. Según explicó Marcos García Montes, el jinete no es amigo de reunirse con los medios y en estos días está en Marruecos participando en una competición, contó que Cayetano le había dicho que «se cierra una pagina negra en el libro de su historia».

Con lo que nos hubiera gustado escuchar esas primeras declaraciones del aristócrata tras el perdón de Ana Obregón. No desesperen porque a pesar de su antipatía hacía la prensa algo tendrá que decir sobre el asunto a su regreso a España, vamos digo yo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído