Pedro Calvo Hernando – Un partido bajo mínimos.


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Espero las nuevas encuestas que se estarán elaborando, incluso aquellas en las que el trabajo de campo se realice después del bombazo de las declaraciones del vicealcalde de Madrid Manuel Cobo al diario «El País» este lunes y después del folletón de Ricardo Costa y compañía, por ejemplo. Lo normal sería que estos hechos, sumados a los de los últimos diez meses, colocaran bajo mínimos las expectativas electorales del PP. Pero soy consciente de que la derecha disfruta de un suelo electoral muy alto, como se demostró en las elecciones europeas, pese a la escasa idoneidad de las mismas para medir de verdad el pensamiento de la gente de cara a unas generales, que es donde se juegan los Gobiernos. A modo de boutade, dije anoche en un programa de televisión que el PP no pasaría a ser extraparlamentario, aunque sí podría perder 50 diputados, para volver a la situación en que lo dejó Fraga. Es posible que no, pero es seguro que se está produciendo un bajón en las expectativas del partido de Mariano Rajoy.

En esta situación catatónica en que han puesto al primer partido de la derecha, es más que difícil pensar que vayan a tener un solo voto más de los recontados como su fiel infantería en el electorado español. Pero con el voto de esa fiel infantería, aquellos ciudadanos que lo van a votar pase lo que pase, el PP no ganaría jamás unas elecciones generales. La banda ancha del centro político, que es la que da las victorias y las derrotas, estará huyendo despavorida hacia los predios de Zapatero, aun a sabiendas de que este Gobierno cuenta sus carencias por centenares. Pero es un Gobierno que se desgañita en la lucha contra la crisis, un Gobierno cohesionado y honesto, que no soporta ni una sombra de gúrteles, de cajamadrides, de palmarenas, de divisiones irreconciliables por el poder, de tiros a degüello como el de Cobo y demás elementos que configuran el actual y ya muy prolongado huerto de miserias sin nombre de un partido que gobernó en España durante ocho años. Y sin embargo, nos hace falta una derecha seria y estructurada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído