José Cavero – Todos de acuerdo en Rato.


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Finalmente, y por primera vez desde que surgiera la polémica, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha apostado en público por un candidato para la presidencia de Caja Madrid: Rodrigo Rato. Pese a que Génova lo haya negado en múltiples ocasiones, el ex director general del FMI es la persona elegida por Rajoy para sustituir a Miguel Blesa al frente de la cuarta entidad de España y, en ese sentido, se lo hizo saber a Esperanza Aguirre el pasado jueves en una sesión no exenta de tensiones y en la que el presidente del PP nacional rechazó de plano al candidato de la presidenta madrileña, su número dos, Ignacio González.

En el referido encuentro, Rajoy y Aguirre trataron de acercar posturas para proponer un nombre de consenso. A pesar de ello, en una entrevista concedida hoy mismo a Antena 3, Rajoy ha asegurado que «no está negociando nada» con el PP madrileño. Pero sí ha declarado, sobre Rato, que sería un «extraordinario presidente de Caja Madrid» y ha retado: «Si alguien no lo cree que lo diga. A ver quién puede ponerle una pega con la trayectoria que tiene». Prácticamente en el mismo sentido se manifestaba ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al asegurar que él no tiene ninguna objeción ni posición contraria a que Rato presida Caja Madrid. Ante la crisis interna que está viviendo el PP por Caja Madrid, que tiene su máximo exponente en las ásperas opiniones vertidas por el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo contra la presidenta Aguirre, el líder de la oposición ha defendido sus tiempos y ha señalado que «la clave» es saber tomar las decisiones en el momento en que hay que tomarlas. «Yo manejo mis tiempos y tomo mis decisiones en el ejercicio de mis responsabilidades», aseguró Rajoy, quien por último, defendió la figura de su correligionaria, y sin embargo adversaria, Esperanza Aguirre, una de sus máximos rivales dentro del PP, de quien ha dicho que lo está haciendo muy bien y que la volvería a elegir como candidata para presidir la Comunidad de Madrid.

De manera que no parece que Rato tenga ya la menor objeción para ser designado presidente de Caja Madrid en las próximas semanas. Todos están de acuerdo en que es el mejor candidato, el más adecuado, y quien mejor puede resolver los problemas que Caja Madrid pudiera tener, como consecuencia de la crisis económica -mayor morosidad, menos negocio- y como efecto de la reestructuración de las Cajas de Ahorros, que podría suponer que Caja Madrid se hiciera cargo de alguna caja en dificultades o con escaso futuro. En contra de la candidatura de Rato sólo juegan dos factores: primero, la desconfianza que suscita el hecho de que «no cumpla sus compromisos», en referencia al hecho de que abandonó el alto cargo que ejercía en el FMI, en Washington, sin mayores razones ni excusas. Unicamente se aseguró que quería volver a su Madrid familiar…

En segundo lugar, se da la circunstancia de que Rato, en los últimos meses, ha ido «acaparando» una serie de puestos ejecutivos y consejos de administración en importantes entidades bancarias, como Lazard, que será preciso que abandone antes de tomar posesión de su futuro cargo. En cuanto a sus eventuales aspiraciones políticas, la presidencia de Caja Madrid las marginará, probablemente, por algún tiempo. De hecho, Rato deja de ser alternativa al propio Rajoy como candidato a presidir el Gobierno de la Nación…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído