Julia Navarro – Escaño Cero – La Caja como excusa.


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Las Cajas son algo más que entidades bancarias, también son un instrumento para la política de las comunidades autónomas. De manera que los presidentes autonómicos se cuidan de que quienes presiden las Cajas en sus comunidades sean personas de su absoluta confianza.

Muchos de los proyectos que se llevan a cabo en las comunidades autónomas y con los que se lucen sus gobiernos autonómicos, sólo son posibles con la participación de las Cajas. De ahí la virulencia de la batalla librada entre Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy a cuenta de Caja Madrid. No es lo mismo que Caja Madrid la presida alguien de la confianza de Aguirre, que lo sea de Rajoy, porque si al frente de Caja Madrid hubiera alguien contrario a la presidenta madrileña, ésta se vería con las manos atadas para impulsar determinados proyectos.

De manera que las Cajas están totalmente politizadas y la primera pregunta que cabe hacerse es si esto es una ventaja o un inconveniente. Si tuviera que dar una respuesta, yo diría que depende de cómo utilicen ese «poder» los gobiernos autonómicos.

En cualquier caso, el PP está ofreciendo una imagen de fragilidad, de jaula de grillos, de partido desnortado, y todo esto porque le falta liderazgo.

Pongamos que Manuel Cobo, el vicealcalde de Madrid que ha puesto «verde» a Aguirre tenga razón en lo que dice, pero ¿era necesario hacer todas esas acusaciones en un periódico sabiendo que eso iba a provocar un escándalo? ¿Buscaba el choque de trenes? y si es así ¿por qué? ¿para qué?

Detrás de la batalla por Caja Madrid lo único que hay es una batalla por el poder. Esperanza Aguirre continúa esperando su momento. Lo mismo que Ruíz Gallardón el suyo por más que se haya alineado con Mariano Rajoy. Porque hoy por hoy son los únicos que tienen la suficiente ambición para luchar por hacerse con el poder dentro de su partido.

Pero mientras a Esperanza Aguirre se la ve venir, Alberto Ruíz Gallardón ha optado por la paciencia y eso le ha llevado a buscar cobijo a la sombra de Rajoy mientras llega su momento. En realidad el PP no tiene más líderes que Aguirre y Gallardón para sustituir a Rajoy, salvo que Rodrigo Rato decidiera dejar de marear la perdiz y se ofreciera voluntario.

No sé que será de Caja Madrid, si se que no se está buscando un presidente con el criterio de que sea el mejor para defender los intereses de los usuarios de la Caja, sino alguien que responda a las ambiciones políticas de alguno de los actores que se disputan el liderazgo de la derecha. Así de simple, así de claro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído