Fermín Bocos – Los ricos también lloran.


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

El Gobierno anuncia que tiene intención de subir los impuestos a los futbolistas extranjeros multimillonarios que acogiéndose a la llamada «ley Beckham», tributan la mitad que los ciudadanos españoles que tienen la fortuna de ser millonarios. Anunciado el proyecto, desde la Liga de Fútbol Profesional -un club de gentes ociosas que viven a cuenta del sudor ajeno- han lanzado una amenaza que suena a broma: si el Gobierno sigue adelante con esta idea, podrían paralizar el fútbol. Tal como suena, están dispuestos a ir a la huelga para defender lo indefendible. Para defender que los Cristiano Ronaldo, Mesi, Kaka, Ibrahimovic, etc, no se retraten ante el Fisco en los mismos términos que el resto de los ciudadanos.

No creo que los de la LFP decidan pasar de la amenaza a la huelga, pero sí así fuera darían pie a una situación surrealista. Tendríamos una huelga de millonarios (secundada por jugadores y directivos de clubes y, presumiblemente, respaldada por aficionados sumisos y alienados por el circo balompédico), en un país que con más de cuatro millones de desempleados y con la cifra del paro subiendo mes a mes, tiene a los sindicatos de clase tocando la lira y mirando hacia otra parte para no comprometer el cordón alimenticio que les une a Zapatero. El mundo al revés: los multimillonarios llorando y reclamando privilegios y los demás preocupados por el fútbol, no por el paro. Suena a broma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído