Fernando Jáuregui – Siete días trepidantes – La importancia de De la Vega


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Puede que haya quien considere que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, está casi amortizada. De ella se dice que mantiene un educado enfrentamiento, en torno a cuestiones puntuales, con el otro «peso pesado» del Gobierno, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; y que su sintonía con Zapatero ya no es la misma. El desgaste del poder afecta también, lógicamente, a las relaciones entre quienes lo ocupan, y sucedió con Suárez y Fernando Abril, con González y con Guerra, con Aznar y Rato (y ahora con Rajoy). La necesidad de tomar decisiones arriesgadas, el vivir veinticuatro horas al día en la cuerda floja, el reparto de responsabilidades a unos u otros son actividades que pueden unir, pero que también separan.

No falta quien diga, y difundir el rumor es gratis, porque habrá quedado olvidado (o confirmado) dentro de aún bastantes meses, que Zapatero aprovechará el fin de la presidencia española de la UE para hacer una profunda remodelación de su elenco ministerial, comenzando por Fernández de la Vega. Quien, sin embargo, acaba de demostrar que sigue siendo fundamental, al menos en las actuales estructuras del Ejecutivo.

Cuentan que el último Consejo de Ministros se fue en debates acerca de quién ocuparía la portavocía del Gobierno en el «caso Alakrana», dado que la portavoz oficial, es decir, la propia vicepresidenta, se veía forzada a realizar un «inoportuno» viaje a Argentina, ya inaplazable porque estaba aplazado desde el mes de agosto, cuando la crisis en Honduras hizo acortar el periplo de la «número dos» de Zapatero por Iberoamérica. El caso es que Fernández de la Vega encabezaba la comisión de seguimiento, o de crisis si usted quiere, en este delicadísimo problema para el Estado español, la seguridad de unos compatriotas secuestrados por piratas, y alguien tenía que sustituirla ante los días del largo fin de semana oficial (el lunes es festivo en Madrid) que se avecinaba.

Se hace preciso alguien que reemplace a De la Vega en estos menesteres. ¿Carme Chacón, que, aunque no parezcan gustarle demasiado los medios informativos, da bien ante las cámaras? La cuestión es que no parece seguro que sea la ministra de Defensa la que deba comparecer en este caso, porque sugeriría que el Ejecutivo de Zapatero se inclina por una solución militar. ¿El titular de Justicia? Hay enfado con él, porque fue la Abogacía del Estado la que posibilitó la traída a Madrid de los dos piratas capturados por los militares españoles, y ese es el origen de la peor parte de este lío. ¿La ministra de Medio Ambiente, medio rural, medio marino? Parece buena para tratar con los lógicamente cada vez más irritados y nerviosos familiares, pero le falta presencia ante las cámaras y le sobra timidez.

Así que la figura de De la Vega adquiere nuevo relieve. Ya tuvo que ser ella, en varias ocasiones, la portavoz gubernamental desde América este verano, ante el escaso relieve de algunos de sus colegas en el Consejo de Ministros y ante los líos en los que el propio Gobierno estaba metiéndose -menudo mes de agosto–. Y, hoy por hoy, quitando a Alfredo Pérez Rubalcaba en sus cosas -y seguramente no conviene mezclar los asuntos de Interior con los de Exteriores–, y Moratinos en las suyas -pero este no es un problema meramente diplomático–, no parece haber nadie en el elenco gubernamental con capacidad y autoridad suficientes como para hacer frente a los imprevistos que puedan surgir en estos días. Días en los que, admitámoslo, hay negociaciones y preparativos de toda suerte para tratar de liberar a nuestros pescadores, cosas de las que es mejor no hablar demasiado, temas en los que hay que saber citar, templar y mandar ante la comprensible expectación de la opinión pública.

Pues eso: que el caso es que De la Vega anda haciendo las américas y la tormenta se abate, no sé si muy justificadamente, sobre un Gobierno que aguanta a pie firme, pero que no toma iniciativas. Lo dijo una de las familiares de la tripulación del «Alakrana», tras recibir la visita de la ministra Elena Espinosa: «están más perdidos aún de lo que pensábamos».

fjauregui@diariocritico.com

blog: http://diariocritico.com/blogs/politica/

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído