Victoria Lafora – Todos a una


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Es inconcebible imaginar que este, o ningún otro Gobierno, por «desidia», como les acusó el portavoz popular Esteban González Pons, haya estado un mes sin hacer nada para rescatar a los marineros secuestrados por los piratas en Somalia. Otra cosa es que la situación interna del PP y las luchas fratricidas lleven a algunos a intentar salir por la tangente, con escasa fortuna, ante un tema en el que deberían estar todos a una y pedir cuentas después.

Así lo han entendido el presidente gallego Núñez Feijóo, y el responsable del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti. Los dos, aplicando el sentido del Estado por encima de os intereses partidistas, y defendiendo por encima de todo la integridad de los españoles retenidos (por cierto casi todos vascos y gallegos) se han apartado de la línea oficial de la dirección en Madrid.

Porque es verdad que el Gobierno de Rodríguez Zapatero tendrá que explicar, cuando acabe este dramático secuestro, que gestiones internacionales se han realizado, que papel disuasorio cumplen los barcos de la Armada desplegados en la zona, si sirven o son ineficaces las ordenanzas que no permiten disparar solo repeler un ataque, porque no se autorizó antes a los barcos para que pudieran llevar armamento militar con protección privada. Pero todo eso después. Ahora hay que traer a los pescadores a casa y no dar más imagen de fragilidad. Bastantes tonterías se han hecho ya con el traslado, ordenado por la Audiencia Nacional, de los piratas a España.

El presidente de Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no sólo mostró su apoyo al Gobierno frente al chantaje de los piratas, sino que pidió para poder colaborar integrarse en el Gabinete de Crisis. Esa es la labor de oposición activa que se debe hacer cuando surge un problema internacional y mucho más en un caso como el de Somalia, que no es un Estado sino un fracaso político donde rige la ley del más fuerte.

Los piratas no son esos desarrapados que con estúpida superioridad occidental miramos displicentes. Son estructuras con apoyo logístico de importantes bufetes de Londres, con armamento sofisticado y moderno, que utilizan sistemas de satélites e informadores en los países de origen de los barcos que van a apresar.

Tanto Núñez Feijóo como Basagoiti, pero en especial el dirigente gallego, han demostrado que tanto en la crisis interna de su partido, como en situaciones de política general tienen un acertado criterio de cómo hay que actuar. Sin dudas, con autoridad y contundencia. Feijóo está demostrando que puede ser el futuro líder del PP.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído