José Cavero – Regresan Rato y Oliart.


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

En los medios informativos de estos días han reaparecido dos viejos rostros, bien conocidos de los ciudadanos españoles porque en etapas anteriores de su vida desarrollaron tareas públicas de relieve: Alberto Oliart, de un lado, y Rodrigo Rato de otro. El primero ha sido toda una gran sorpresa. No se suele contar con un fichaje de una persona que ha superado los ochenta años de edad. En el caso de Rodrigo Rato, la novedad, como la ha llamado Esperanza Aguirre, que ha aparecido ahora como su madrina y presentadora en sociedad es su «salida del armario», una expresión de dudosa oportunidad.

Rato está en el escaparate desde hace ya muchos años y, salvo alguna actividad privada, casi siempre en tareas públicas, incluso en su cargo de Washington, en el Fondo Monetario Internacional. Pero su paso por la vicepresidencia económica, incluso la especulación con su nombre para ser designado sucesor de Aznar en la presidencia del PP, le otorgaron un protagonismo extraordinario durante años. Ahora, tras regresar de la capital americana, Rato se venía ocupando de distintas tareas de consejero en entidades bancarias privadas, como en Lazard, en el Santander o en Criteria, designado por Caixa Cataluña. De manera que su regreso es relativo: nunca se fue del todo.

Pero sí llaman la atención dos cosas: ese amadrinamiento por Esperanza Aguirre, que le opuso su propio candidato, y las primeras declaraciones que ya hace en su «futura condición» de presidente de Caja Madrid, en las que se ha reestrenado con críticas a la política del Gobierno, con un diagnóstico, qué casualidad, similar al que viene manteniendo Rajoy, y con su advertencia de que si no hay rápidas reformas, muchos parados actuales no volverán a trabajar…

Rato, a la espera de tomar posesión de su muy estimable y bien valorado cargo, urge reformas para evitar un crecimiento débil durante largo tiempo. Esperanza Aguirre, en este acto público, recordó que Rato sacó a la economía española del coma y la convirtió en una de las más pujantes del mundo, y señaló que pocos como Rato están en condiciones de resolver los efectos de la crisis. Se le ha olvidado recordar que en sus tiempos del FMI no previno de la crisis que se avecinaba y que durante estos tiempos de crisis aguda tampoco ha querido manifestar su opinión.

En cuanto a Alberto Oliart, llega a la presidencia del ente RTVE por virtud del acuerdo de Zapatero y Rajoy, y para suceder a Luis Fernández, parece que harto de los tres años de ejercicio del cargo y de las previsiones financieras que el Ente tiene por delante, tras verse privado de publicidad. De Oliart se recuerda que fue «hombre de los tiempos de la transición», que ejerció el cargo de ministro de Industria y Energía con Suárez, y de Defensa con Calvo Sotelo. Es poeta, escritor, persona culta y tiene 81 años, como se repite en todos los titulares. Tampoco se oculta que es abogado de profesión y que éste es su estreno en el mundo de la comunicación. ¿O no viene a eso, sino a disponer la privatización del Ente, como algunos sospechan? No es nada frecuente que se produzca una designación a esa edad. Justamente, para ejercer la presidencia en un ente que jubiló a muchos centenares de profesionales que apenas habían cumplido los cincuenta años. Paradojas de la existencia…

Eso sí, no resultará fácil que a Oliart «le echen broncas» algunos miembros del Gobierno, como cuenta que le sucedió a Luis Fernández. Pudiera darle un ataque de risa… No cabe duda, de que estaremos muy pendientes de lo que hagan y digan Rato y Oliart. Son dos expertos, dos personas de larga experiencia, de quienes se espera muchísimo, nadie lo duda.

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído