José Cavero – La crisis balear.


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

Finalmente, el actual pacto de gobierno vigente en las Islas Baleares seguirá adelante, al menos hasta la próxima crisis, pese a los permanentes casos de corrupción, los imputados y las fricciones entre sus socios. Antich, tras su propia reflexión y la que ha mantenido con sus socios de gobierno, ha anunciado que no va a poner como condición que se vayan los cargos imputados. El presidente del Govern balear, Francesc Antich, ha asegurado, tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE en Palma, que «lo que necesitan los ciudadanos es estabilidad», por lo que ha anunciado que hoy mismo se reunirá con los socios de gobierno y el PP para tratar de arreglar la situación.

El presidente balear ha asegurado también que «la última opción en esta crisis del Pacte sería convocar unas elecciones anticipadas», lo que podría interpretarse como una amenaza a sus socios, condenados a entenderse, ya que Antich ha apostado por continuar con ellos, pero recurriría al adelanto electoral si no lograra «recomponer la estabilidad». «Tiene que haber un cambio radical en la manera de trabajar en nuestros socios, ya que los ciudadanos necesitan respuestas, y los ciudadanos son los primeros» ha insistido Antich. En relación a la sustitución de Miquel Nadal como conseller de Turismo, Antich afirmó que esperarán a que acaben todas las conversaciones entre las diferentes fuerzas políticas para tomar una decisión al respecto. Antich ha recordado que será ya el tercer conseller de Turismo en esta legislatura, «el principal motor económico de nuestro país». Antich mostró su preocupación por la situación actual que atraviesa la política balear y ha dicho que lo más importante para el Govern y las instituciones es salir de las dificultades económicas que se están atravesando, por lo que ha abogado por instituciones fuertes y estables que den apoyo y que ejecuten acciones.

El presidente del Gobierno balear efectuó su ronda de reuniones con el presidente de UM, Miquel Angel Flaquer; con el portavoz del Bloc, Biel Barceló; y el presidente del PP, José Ramón Bauzá. La estabilidad del Gobierno balear de coalición (PSOE, Unió Mallorquina y Bloc) se ha tambaleado por causa de los casos de corrupción que afectan directamente a uno de los socios nacionalistas. El Ejecutivo del socialista Antich es víctima indirecta de las tensiones y dificultades generadas por las imputaciones de los principales cargos de UM, emanadas de decisiones adoptadas en la anterior legislatura, en la que UM gobernaba junto al PP. Dos de los tres consejeros del Gobierno balear están imputados. Uno de ellos, Miquel Nadal, dimitió el jueves. De ahí que Antich insistiera en su esfuerzo por mantener la difícil estabilidad. Es necesario un cambio radical, dijo, para recomponer la estabilidad, y no valen purismos partidistas, advirtió, dándose un plazo de dos días para abordar una complicada travesía para intentar mantener el timón del Gobierno, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma.

Los socialistas gobiernan las tres instituciones con el apoyo, entre otros grupos nacionalistas de izquierdas, de UM. «Negociaremos con todas las fuerzas políticas, con los socios, y también con el PP», subrayó. La opción de adelantar las elecciones de 2011 será «el último elemento, pero no lo excluyo». La amenaza quedó en el aire, pero ni Antich, ni la dirección federal ni tampoco el PP, desean la disolución anticipada del Parlamento. El PP -en la oposición, a pesar de ser el partido más votado, con el 47 por ciento de los votos- está dispuesto a respetar la viabilidad de un Ejecutivo socialista en minoría siempre que Antich rompa con sus aliados y pacte las acciones con la derecha. «Si sumamos esfuerzos, la comunidad ganará», dijo el presidente balear, que recordó que los Presupuestos de las diferentes instituciones para 2010 están en el aire. «Así no se puede seguir», insistió.

La crisis estalló el jueves en su primera fase por la acumulación de imputaciones por corrupción contra figuras del socio decisivo de la alianza gubernamental. Nadal, consejero de Turismo, ex lider de UM, dimitió afectado por «la asquerosidad» de las acusaciones en su contra que rechaza como «mentiras». Nadal está inmerso en dos procesos por escándalos ligados al urbanismo y a la gestión de fondos públicos, pero seguirá como concejal de Palma, porque, afirmó él «se debe a los ciudadanos». Aspiró a ser alcalde con los votos del PP en 2007. La inestabilidad y los desencuentros entre minorías se habían apoderado de la actividad de los gobiernos de Baleares, Palma y Mallorca, formados por tres bloques políticos distintos hasta con ocho formaciones: PSOE-UM-Bloc (PSM-IU-Verds-Esquerra) más Eivissa pel Canvi y PSM de Menorca-Verds. «Muchas cuerdas para un violín», como titulaba una vieja película de equilibrios familiares de un artista…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído