José Cavero – Prospera la iniciativa para ilegalizar los toros en Cataluña.


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

El debate y la votación desarrollada en la mañana de este viernes en el Parlament de Cataluña ha estado precedido de un debate amplio y no libre de tensión. Esta misma mañana, la cuestión era ofrecida como «primera materia» en las portadas de El Periódico y La Vanguardia, los dos diarios con más difusión y lectores de Cataluña: los diputados votan en secreto si aceptan tramitar la ley que prohibirá las corridas. PSC y PPC se inclinan por no imponer el fin de la fiesta, frente a ERC, ICV y la mayoría de CIU, anticipada El Periódico. Y en La Vanguardia: El Parlament vota si abre la vía a prohibir los toros. La Cámara admite una iniciativa legislativa popular que pide la abolición. La votación, que será secreta, ha levantado expectación…

Pues bien, finalmente, poco antes de las once de la mañana de este viernes se conocían los resultados de esa votación y de este modo el debate sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña seguirá adelante, después de que el Parlament catalán haya dado luz verde a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que, apoyada por 180.000 firmas, así lo reclamaba. En votación secreta, la mayoría de la cámara catalana rechazaba las enmiendas contra la Iniciativa presentadas por los grupos de PSC, PP y Ciutadans -Grupo Mixto-. 67 diputados votaron en contra de dichas enmiendas, 59 a favor y cinco se abstuvieron en una decisión que permite que la ILP siga su curso y ponga en marcha el posible destierro de la «Fiesta» de tierras catalanas.

Nadie duda de que, con esa votación, concluía, o tal vez sólo se prolongaba, uno de los debates más polémicos de los últimos años. Los 135 diputados votaban si tomaban en consideración o no la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para debatir si se prohíben las corridas de toros en territorio catalán o, en cambio, aprueban las enmiendas a la totalidad que han presentado PP y Ciutadans (C»s). El debate en la cámara catalana, a cuyas puertas se habían apostado dos hombres vestidos con el tradicional traje de luces, lo inició la plataforma Prou! (palabra catalana que significa «basta!») promotora de la ILP que llegaba acompañada de 180.000 firmas y que explicó en su argumentario que las corridas son un «maltrato evitable» y «una tortura». Anna Mulà, la portavoz de Prou!, evitó reducir el debate a un enfrentamiento entre Cataluña y España, aunque no ha dudado en recordar que la Plaza Monumental de Barcelona únicamente luce el cartel de «no hay localidades» cuando torea José Tomás por el apoyo de un público que, en su mayoría, según Mulà, «no es catalán». La portavoz de la plataforma apuntaba, además, que las corridas «no encajan en los valores de la sociedad del siglo XXI».

En sentido contrario se situó David Pérez, diputado del PSC, quien en nombre de su formación política vinculaba la «Fiesta» «a la libertad» de permitir que «cada uno haga lo que quiera». El portavoz del PSC, llegó a asegurar que defender las corridas de toros «es tan catalán» como ser amante de los «Castellers». No en vano, Pérez no ha dudado en vincular su defensa de los toros a claves identitarias. Por su parte, Albert Rivera, líder de Ciutadans (C»s) y representante del Grupo Mixto, optaba por centrar su discurso en criticar una prohibición «innecesaria» y un debate «hipócrita». Según ha apuntado, la pérdida de público en las corridas en los últimos años constata que, si la tradición debe desaparecer, «lo hará por sí misma» sin necesidad de legislar su porvenir.

Por lo que se refiere a la aprobación de la iniciativa legislativa no supone por sí misma la prohibición instantánea de la lidia. Una vez que la ILP ha superado las enmiendas a la totalidad y ha prosperado, pero sin la mayoría requerida, ya no pasa a ser debatida y redactada en comisión parlamentaria como cualquier otra ley surgida del Parlament. El objetivo de esta ILP era modificar la Ley de protección de animales vigente. En esa norma, queda prohibido el uso de animales en «peleas y espectáculos» si se les ocasiona sufrimiento de «tratamientos antinaturales», pero tiene dos excepciones en las que estos supuestos sí están permitidos: las corridas de toros y los «correbous».

CiU y el PSC decidieron dar libertad de voto a sus diputados en esta ocasión. La libertad de voto no es una de las únicas «rarezas» de esta votación. La elección de los diputados también fue secreta. No sólo por el sistema -a través del voto electrónico desde sus escaños-, sino porque el resultado no apareció en el marcador iluminado del hemiciclo -el que identifica a cada diputado con el color de su voto-, sino que el resultado se proporcionó en tres simple cifras: a favor, en contra y abstenciones; todas ellas, cifras sin dueño…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído