Mabel Redondo – Entre bambalinas – Cayetano y Mónica protagonistas de portada.


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

Hay navidades que se escriben como «inolvidables» en los diarios de algunas personas. Eso es lo que intuyo que les va a pasar a Cayetano Martinez de Irujo y a Mónica Hoyos, a estas horas la pareja que se conoció hace poco más de quince días, disfruta de unas idílicas vacaciones en Kenia, el refugio del jinete. Esto es indicativo, cuando Cayetano se cuela por una mujer se la lleva a su refugio de Africa, ya lo hizo con Genoveva y las fotos se publicaron, esperemos que en este caso podamos hacer lo mismo, me refiero a ver las fotos de la pareja, no de irme con Cayetano de safari.

Según me cuenta Mónica, se conocieron el pasado 18 de diciembre en un partido de baloncesto benéfico en el que ella presentaba y él participaba como jugador. Es evidente que desde el principio hubo mucho feeling, esa misma noche se iban juntos a tomar una copa y se dejaban llevar por el instinto de la atracción, no faltaron los besos ni los arrumacos, la química fluía y ellos no se escondían de nada ni de nadie.

Ella está ilusionada con esta incipiente relación y él debe de estar encantado con ella. A Mónica no la hemos conocido pareja estable desde que se separara de Carlos Lozano y Cayetano ya está oficialmente divorciado de Genoveva, por eso el jinete y la presentadora dan rienda suelta a su imaginación y se divierten juntos, no tienen ataduras sentimentales y eso se nota.

De momento no les volveremos a ver hasta después de reyes que regresen a España, tal vez teman ese momento porque las persecuciones por parte de los paparazzi serán diarias al menos hasta que consigamos la confirmación de Cayetano, el jinete nunca fue un encanto con la prensa, a ver si Mónica le endulza el carácter porque falta le hace.

Comenzamos el año nuevo y es costumbre proponernos nuevos retos, nuevos objetivos, yo empiezo por hacerle un «guiño» desde estas líneas a la «Fundación Crein», una organización sin ánimo de lucro cuya misión principal es ayudar a los que necesitan una vivienda y por falta de recursos lo tienen complicado.

La «Fundación Crein» planea la construcción de viviendas con servicios comunes por las que sus inquilinos paguen solo cien euros al mes. Me gusta pensar que las principales beneficiarias de esas viviendas serán mujeres que han sufrido violencia de género, jóvenes que embarazadas deciden por sí mismas seguir adelante con su gestación y viudas a las que les acecha el desahucio. Todas ellas necesitan ayuda de verdad y esta organización está dispuesta a prestársela, es importante que se conozca para aunar fuerzas. Una experta en comunicación como Marilé Zaera ya está en ello, ¡ánimo!, este es solo el principio de una buena obra que hará feliz a muchas personas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído