Francisco Muro de Iscar – La foto de los sabios.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Zapatero no deja de sorprendernos. No sé si también se sorprende a si mismo, pero eso no es lo importante. Ayer se reunió con tres sabios para que le explicaran que hay que hacer para que Europa salga de la crisis cuanto antes. (Y España, también, es de suponer, aunque para eso, seguramente, como en «La venganza de don Mendo», tres sabios son pocos, hacen falta más). Lo de los Comités de Expertos y Sabios, sin embargo, no es nuevo. Ya lo hizo con varios Premio Nóbel y otros intelectuales antes, creo recordar, de las pasadas elecciones. Tampoco se sabe muy bien para qué sirvieron aquellos consejos y conocidos los resultados, mejor no preguntar.

Hace más tiempo, Zapatero contó que Jordi Sevilla le había enseñado economía en una tarde. Sevilla ya no está ni en el Gobierno ni en la política, y la vida sigue. Como decía Cicerón, «no basta con alcanzar la sabiduría; es necesario saber utilizarla». Ahora, el presidente ha llamado a Moncloa a tres notables: Jacques Delors, Felipe González y Pedro Solbes, tres ex de casi todo. Ha faltado Almunia, también citado y el único en activo del todo, que se ha excusado porque tiene mucho trabajo por delante.

La primera foto de la reunión -el día en el que se supo que tenemos casi cuatro millones de parados, un 25 por ciento más que hace un año, 700.000 cotizantes menos a la Seguridad Social y un descenso en las ventas de coches del once por ciento- muestra a Delors «expuesto», como en sus tiempos lo estuvo Landelino Lavilla; a Zapatero mirando a un punto indefinido del horizonte con esa expresión suya tan característica; a Felipe González, el único sin corbata, ignorando a Zapatero y mirando a Solbes, y a éste, recostado y con retranca, preguntándose tal vez porqué estaba allí cuando hace unos meses le invitaron a irse de toda responsabilidad económica.

Si hubiera que confiar en que de allí salgan ideas, yo lo haría. Los notables citados tienen ideas y son hombres de Estado y de proyecto europeo. Si hubiera que confiar en que esas ideas se vayan a aplicar, habría que recordar otra vez la cita de Cicerón. Pero los hechos parecen indicar que lo importante es la foto, no los resultados; el marketing, no la reflexión; la imagen, no el contenido. La cita llega tarde, no parece que tenga un orden del día concreto ni un plan de trabajo determinado y seguramente sólo sirve para lo que sirve. Para salir de la crisis, Europa y España necesitan más trabajo coordinado, más acuerdos de todos los actores y, seguramente, pocas reuniones de cara a la galería. Como decía hace cien años el ensayista norteamericano Elbert Hubbard, «todo hombre es tonto de remate al menos durante cinco minutos al día. La sabiduría consiste en no rebasar ese límite».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído