Isaías Lafuente – Que cese la tormenta.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Cuando el pasado 17 de diciembre Juan López de Uralde se dirigía a la cena de gala que ofrecía la reina de Dinamarca a los líderes mundiales participantes en la Cumbre de Copenhague no podía ni imaginar que una estrepitosa cadena de fallos en la seguridad le permitieran culminar su acción y exhibir ante el mundo una pancarta que rezaba: «los políticos hablan, los líderes actúan». Parecía increíble que los servicios de seguridad no detectasen el coche con matrículas falsas y pegatinas de Greenpeace, que a los encargados de protocolo no les llamase la atención la extraña acreditación a nombre del «Jefe de Gobierno de la Madre Tierra», que a ningún cancerbero le chocase la fisonomía de aquellos rostros desconocidos desfilando junto a Zapatero, Sarkozy, Merkel, Brown, Lula, Chávez y la familia real danesa en pleno, entre otros. Pero así fue, y cuando uno atraviesa tantos controles pisando sucesivas alfombras rojas y recibiendo reverencias difícilmente se le puede acusar después de allanamiento de morada sin hacer el ridículo.

Muchos pensarán que quien la hace, se arriesga a pagarla. Es un argumento lógico. Otra cosa es la factura que la justicia danesa ha emitido. Si un estado democrático es capaz de llevar a la cárcel a quien hace una protesta pacífica, deberá revisar sus leyes. Y si al final del proceso ese estado llega a la razonable conclusión de que es un castigo inicuo por una acción inocua, deberá explicar entonces por qué ha mantenido en prisión a estos activistas prácticamente incomunicados, durante tres semanas, y en unas fechas tan señaladas.

De momento López de Uralde y sus tres compañeros están libres, pero sobre ellos siguen pesando los cargos que les han mantenido en prisión tres semanas. Sería conveniente que Dinamarca deshoje su margarita y cierre definitivamente este episodio: porque es de justicia, por no prolongar el ridículo que hicieron sus fuerzas de seguridad y sus servicios de inteligencia al tragarse el engaño, y sobre todo, para no acabar convirtiéndose, con una condena dura, en eficaces activistas de la imaginativa acción de Greenpeace.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído