José Cavero – Las recetas de Esperanza Aguirre.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Después de haber argumentado durante la conferencia de presidentes autonómicos que, por su parte, se negaba a dar bazas y facilitar éxitos al presidente del Gobierno, sumándose a un acuerdo de colaboración de todos los presidentes a una serie de iniciativas que, en buena medida -del ochenta por ciento- se aseguró, contenían las propuestas del propio PP, Esperanza Aguirre vuelve sobre aquella discusión y con sus reproches al presidente Zapatero, contra cuyo «sectarismo» arremete.

Aguirre invita al presidente a abandonar ese presunto sectarismo ideológico para así conseguir un acuerdo de Estado cuya finalidad sea la de superar la crisis económica. Según Aguirre, ese sectarismo o dogmatismo presidencial -de Zapatero- es el que impide al jefe del Ejecutivo que acerque posiciones con los demás partidos políticos para establecer un plan que contenga las medidas necesarias para que España pueda crear empleo. En opinión de doña Esperanza, incurre Zapatero en otro pecado fundamental: hace seguidismo de las posiciones de los sindicatos. En concreto, dice Aguirre que Cándido Méndez se ha convertido en vicepresidente ejecutivo del Gobierno…

Y se sumó a las recientes críticas de su jefe de filas, Rajoy, al asegurar que «el Gobierno gasta el doble de lo que ingresa», por lo que España tiene el doble de paro que la media de los países de la Unión Europea. Para evitar la quiebra del Estado, dice Aguirre, lo único que hace Zapatero es subir los impuestos. Tampoco han faltado sus críticas al reciente encuentro de los llamados integrantes del «comité de sabios» -Felipe González, Solbes, Delors- a quienes, empleando los términos que usó Cristóbal Montoro, denominó «campeones del paro». No dudó Aguirre en calificar la situación económica española como catastrófica -«no puedo ocultar la preocupación de mi Gobierno por esta catastrófica situación», dijo- y contrapuso las calamidades del Gobierno central a sus propios éxitos económicos…

Con esas descalificaciones globales, y empleando términos de otros dirigentes de su propio partido, la presidenta de la comunidad de Madrid pretende volver a presentarse como alternativa a los planteamientos socialistas. La anterior ocasión en la que había expresado sus ideas, Aguirre aseguró que la Comunidad que preside sería una de las primeras que podrían abandonar la zona de la recesión económica, un planteamiento en el que coincidió con su correligionario Francisco Camps. Curiosa y paradójicamente, tanto Valencia como Madrid aparecieron seguidamente como dos de las comunidades autónomas en las que más había crecido el porcentaje de parados a lo largo del pasado año 2009… Ante este dato, la presidenta se justificó: seguimos resistiendo, pero no somos una isla. Es evidente, dijo, que en la Comunidad de Madrid también estamos sufriendo las consecuencias de la equivocada política del Gobierno».

Por lo demás, Aguirre reiteró el mérito de sus propias actuaciones: frente al aumento del gasto público, la presidenta alegó austeridad, rebaja selectiva de impuestos, estabilidad en el presupuesto regional y liberalización, así como programas de políticas activas de empleo y programas de formación a los trabajadores en paro. Esperanza Aguirre también aprovechó su comparecencia para negar el menor propósito de cambiar a su equipo de gobierno. «No pienso remodelarlo en 2010», aseguró.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído