Carmen Tomás – Desde el parqué – Lenta recuperación


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Los datos de desempleo, relativos al mes de diciembre, y publicados el viernes en Estados Unidos enfriaron los ánimos en las bolsas. Estados Unidos tiene una tasa de paro del 10 por ciento, exactamente el doble que hace dos años cuando empezó la crisis. La economía norteamericana perdió otros 85.000 puestos de trabajo en el último mes del año pasado y todos los analistas los han interpretado como el signo de que la recuperación es más lenta de lo que podía pensarse hace apenas unos días.

Las bolsas del mundo que esperaban ese dato como agua de mayo para tomar posición se tiñeron de rojo. En España, el IBEX que ya ha pasado la barrera sicológica de los 12.000 puntos y tiene ahora otra meta los 12.400. Pero, tampoco en nuestro país las perspectivas son precisamente buenas. Los últimos datos de la oficina estadística europea nos señalan cómo el país campeón del paro, nada menos que el 19,4 por ciento sobre la población activa, y junto con Grecia aún estamos en recesión.

Los datos que se van conociendo del cierre del año son dramáticos en cuanto a cierre de empresas, concursos de acreedores y quiebras y pérdida de autónomos y microempresas. El Gobierno está en lo mismo, sólo que ahora adornado por la presidencia de la Unión Europea. Aún el mismo viernes, el presidente del Gobierno se permitió el lujo de volver a decir que España está a punto, si no lo ha hecho ya, de salir de la recesión. Su insistencia y persistencia en el error y en el engaño es terrible para un país que ve cómo se queda atrás y cómo no se toman medidas para hacerle frente a la crisis. La reunión con Felipe González y Pedro Solbes, los campeones del paro, resultaba sin más un insulto a los españoles.

Con este panorama, la bolsa, es difícil que vea un camino. Ya hay analistas que señalan que este primer semestre va a ser especialmente volátil e incierto y que hay que extremar la cautela. Los más pesimistas apuntan la posibilidad de que si las cosas se ponen feas el IBEX pueda volver al entorno de los 9.500 puntos. Pero, en fin, es sin duda el extremo. Oportunidades hay. Lo más importante no tener prisa y meditar muy bien las inversiones. No hay otra receta si se quiere estar en bolsa sin sufrir a corto plazo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído