Julia Navarro – Escaño Cero – ¡Cuidado con el dinero!


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Barack Obama es un hombre valiente, mucho. Y es que hay que ser muy valiente para en un país como Estados Unidos proponer imponer un impuesto a los bancos para que devuelvan todo el dinero público que han recibido para salvarse de la crisis.

A Obama le indigna lo mismo que al resto de los ciudadanos que los bancos empiecen a tener ganancias y den bonificaciones a sus ejecutivos, mientras el resto de los ciudadanos sufre los efectos devastadores de la crisis. Una crisis, no nos olvidemos, provocada por la gestión de algunos bancos, por no decir que la mayoría.

Al presidente de Estados Unidos no le va a resultar fácil sacar adelante su propuesta. Los poderosos de la banca harán lo imposible para impedírselo por las buenas y lo que es más de temer, por las malas. Por eso digo que es un hombre valiente. Lo ha sido empeñándose en una reforma sanitaria, que aunque descafeinada, supone un paso adelante en un país como Estados Unidos en que si no tienes un seguro médico no eres nadie.

A mí me parece que es de justicia que los bancos que han provocado esta crisis que ha afectado a todo el mundo, devuelvan hasta el último céntimo que se les ha prestado. Dinero que es de los contribuyentes y que por tanto no tienen derecho a quedárselo.

Pero la propuesta de Obama debería de ampliarse al resto de los países. En realidad, nuestro presidente, Rodríguez Zapatero, ha cogido el guante y se ha mostrado partidario se plantear un debate en el seno de la Unión Europea. Incluso parece que el presidente Zapatero se inclinaría por la llamada tasa Tobin, que es un impuesto a las transacciones bancarias.

En fin, en cualquier caso, me parece que es un acierto que Zapatero lleve el debate al seno de la UE, sencillamente porque es de justicia que el sistema bancario, cuando se beneficia del dinero público con el que se le ha ayudado a no hundirse, devuelva cada céntimo a los ciudadanos.

Lo que no es admisible es que mientras el paro y la crisis continúan azotando a millones de personas en todo el mundo, algunos banqueros empiecen a repartirse bonificaciones. Eso es sencillamente algo insoportable. Pero que el presidente Obama esté dispuesto a acabar con ello, sinceramente me parece una decisión valiente que merece el apoyo de todos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído