José Cavero – Zapatero se defiende y ataca


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Muchos asuntos de la mayor actualidad son abordados en una amplia entrevista que el diario El País mantiene este domingo con el presidente del Gobierno, y presidente de turno de la UE, Rodríguez Zapatero. La crisis, la rivalidad con el líder del PP y sus esquemas, su eventual candidatura a las elecciones de 2012, el Estatut y el TC, le negativa de Vic a empadronar a los inmigrantes, la continuidad de Díaz Ferrán en la CEOE…, son algunas de esas materias que aborda Zapatero. Es el Zapatero de mil discursos y mil declaraciones anteriores, curtido y experimentado en la pelea política, que en manera alguna parece resignado a verse sustituido por sus adversarios políticos, por eufóricos que éstos aparezcan. Es consciente de que el PP tiene debilidades clásicas, como el desprecio por los más desfavorecidos de la crisis, y de ahí que arremeta contra Rajoy, convertido, dice «en el portavoz político de la teoría de abaratar el despido».

Una posición que el PSOE tiene que aprovechar porque esos votos del mundo del trabajo asalariado pudieran resultar ser definitivos para la continuidad o el vuelco electoral. «Siempre he apostado por una respuesta social a la crisis», dice, y también que «no es justo no eficiente que los trabajadores pierdan derechos para salir de la crisis», pero también su comprensión a los ciudadanos «en su crítica, su desasosiego y su insistencia». «Comprendo que una persona que ha perdido el empleo responsabilice al presidente del Gobierno», admite. Y también que la confianza en el presidente está muy condicionada por la crisis económica, que es muy seria». Lo dice precisamente el día que Esperanza Aguirre muestra una nueva actitud al pedir el voto para su líder-competencia, Rajoy, al proclamar que «con Rajoy descendería el paro rápidamente».

Vuelve también sobre la esperada sentencia del TC sobre el Estatuto catalán. Admite que hay inquietud ante la tardanza en producirse el fallo. «Ante esta sentencia, ha habido mucha declaración preventiva», dice, pero insiste en expresar su confianza en que, finalmente, y tendremos una buena sentencia, en su parte conceptual y jurídica. Y vuelve a quitar importancia a los efectos de lo que determinarán los magistrados del TC: Los efectos políticos de la sentencia serán limitados, y temporalmente no irán más allá de unas semanas». Contra el miedo de muchos de que la sentencia tenga efecto e influencia en las elecciones autonómicas de Cataluña de noviembre de este año.

La inmigración es otra cuestión del momento. Justamente cuando Rajoy vuelve a exigir la reforma de la ley de Extranjería, y responsabiliza del conflicto de Vic al Gobierno por su política de papeles para todos, y cuando los vecinos de la población barcelonesa piden que los inmigrantes no acaparen las ayudas y cuando éstos amenazan con irse de la población, Zapatero, primero, elogia el comportamiento general de la población española con la inmigración, que califica de ejemplar. Y proclama que Vic -la pretensión de su Gobierno municipal- es un camino que no conduce a ninguna parte.

Por lo que se refiere al debate sobre su candidatura a seguir como inquilino de la Moncloa entre los años 2012 y 2016,para un tercer mandato consecutivo, Zapatero insiste en que «cuando corresponda se decidirá, y que hay que respetar los tiempos. El terrorismo islamista, las sanciones a quien no cumpla los mandatos de la Unión Europea, las ayudas al carbón, los recortes a la I+D+i son otras varias de las materias que aborda el presidente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído