Rafa Torres – Al margen – Vic.


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Vic podría enviar, como tantos otros consistorios y si es que no lo ha hecho ya, alguna ayuda a los haitianos que se debaten sin esperanza entre varias capas de ruinas y miles de soldados armados hasta los dientes, pero se niega a que una parte de sus vecinos, la que no tiene en perfecto estado de revista «los papeles», reciba la menor atención social, incluida la sanitaria si se ponen enfermos. Esto es, que no les quieren empadronar, que se niegan a admitir la existencia de esos vecinos y de esos trabajadores que tan útiles le fueron al pueblo, sin papeles ni nada, cuando se les necesitó. Y es que una cosa es el humanitarismo, y otra la humanidad. Lo primero no necesita ser ni un sentimiento, sino que para ser humanitario basta una actitud, o una pose, distante y racional. Para lo segundo, para la humanidad, hay que tener eso mismo, humanidad, lo cual, qué duda cabe, debe tener sus inconvenientes.

Los políticos de Vic son del tipo, tan corriente es España, de los que, en vez de resolver los problemas, los crean. A falta de talento, imaginación y pericia ante los retos de la realidad, tienen que hacerse notar de alguna otra manera. En Vic ha habido muchos inmigrantes por la sencilla razón de que había trabajo para ellos, es decir, que Vic, las empresas y las factorías cárnicas de Vic, los necesitaban para ganar más, para lucrarse con su plusvalía. Esas eran las maduras, y ahora, cuando vienen las duras, el Ayuntamiento pretende imponer la alcaldada del si te he visto, no me acuerdo. Pero se tiene que acordar, y si no lo consigue por algún turbio prurito de amnesia, que repase el estadillo de la riqueza que los trabajadores extranjeros han dejado en la localidad y, vía tasas e impuestos, en las propias arcas municipales.

Los vecinos de Vic están hartos, y con razón, de que se venga relacionando a su ciudad con la xenofobia a cuenta de la malhadada ocurrencia de su Ayuntamiento. Para evitarlo, y a la hora del voto, acaso deberían afinar un poco más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído