José cavero – El PP se beneficia de los donantes anónimos.


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Nuevamente, las finanzas de los partidos vuelven a dar que hablar. Hace unos días volvía a señalarse la «facilidad» del PSOE para ver condonadas sus deudas bancarias, que se elevaban a 33 millones de euros. De hecho, el PP ha protestado y reclama explicaciones. Ahora, según datos que este lunes ha proporcionado el diario El País, resulta que el PP recibió en 2006 donaciones por 3.740.311 euros. De ese dinero, un total de 3.106.049 euros procedieron de donantes sin identificar. De las cantidades de las que se conoce el dador, 119.000 euros procedieron de empresas y 512.262, de particulares. A su vez, el PSOE recibió, en ese mismo periodo, un total de 560.439 euros. Sólo están identificados particulares que le dieron 1.464 euros y una persona jurídica o empresa que les cedió 20 euros. Es decir, los socialistas recibieron cinco veces menos dinero que el PP en donaciones anónimas.

Recuerda la misma fuente informativa que la Ley de Financiación de Partidos Políticos aprobada en julio de 2007 se llevó por delante las donaciones opacas que recibían anualmente todas las formaciones políticas. PP, CiU y PNV han copado año tras año más del 90 por ciento de tales donaciones. Cabe recordar que el año 2006 es el último año en que se permitieron ese tipo de donaciones. El límite legal que cita el órgano fiscalizador estuvo hasta el cambio de la ley en diez millones de pesetas al año (60.000 euros) por una misma persona física o jurídica. Según la ley de Financiación que estuvo vigente desde 1987, los partidos podían recibir aportaciones anónimas por valor del 5 por ciento de la cantidad asignada en los Presupuestos del Estado.

En la fiscalización actual que lleva a cabo el Tribunal de Cuentas, el PSOE recibió aportaciones privadas por un total de 560.439 euros. Casi todas (558.075) anónimas. En el apartado de aportaciones de personas físicas se consignan 1.464 euros, más 20 euros que figuran en el epígrafe de personas jurídicas o empresas. La diferencia de las donaciones anónimas y públicas entre el PP y el PSOE siempre ha sido muy notable, aunque a la cabeza de las primeras siempre se situaron CiU y el PNV. Pero este apartado ya no tendrá que ser considerado nunca más por el Tribunal de Cuentas porque 2006 fue el último año en vigor de esa ley que permitió la total opacidad de las donaciones a los partidos. «Los partidos políticos no podrán aceptar o recibir directa o indirectamente donaciones anónimas», señala la ley de financiación de 2007. «Se prohíben las donaciones procedentes de una misma persona física o jurídica superiores a cien mil euros anuales», remacha. Hasta llegar a esta redacción de la ley hubo decenas de reuniones de los grupos políticos, hasta salvar las discrepancias y lograr fijar la citada cantidad de 100.000 euros como límite.

El impulsor del fin de ese tipo de regalos fue el PSOE, apoyado siempre por IU, y lo hizo diez años después de que los socialistas se vieran salpicados por el escándalo de la financiación ilegal del caso Filesa. En las negociaciones para la nueva ley, el PSOE, a través de Francisco Fernández Marugán, portavoz actual de Presupuestos, máximo impulsor del fin «de la opacidad» de las donaciones, no cejó hasta conseguir el objetivo buscado. IU denunciaba de forma permanente que esas donaciones eran «pago de favores». Además de las donaciones, en este informe se estudia el nivel de deuda, que en el caso del PP ascendió en 2006 a 55.718.577 euros, en virtud de créditos con bancos. El grueso de la deuda corresponde a una hipoteca de 37 millones, «formalizado en 2006 para financiar la adquisición del edificio sede de la formación política». Ese dinero sirvió para comprar la sede nacional del PP, en la calle Génova de Madrid, que hasta entonces ocupaba como inquilino.

Unos partidos se ven beneficiados a la hora de verse recompensados con donaciones y otros con la condonación de sus deudas. Al ciudadano contribuyente esta clase de «manejos» le provoca desconfianza y recelos. Ellos se comen y guisan la normativa sobre financiación, y muy a menudo da mucho que sospechar…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído