Carmen Tomás – Seis años perdidos.


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Muchos recordamos cómo en septiembre de 2008 y ante unos 30 directivos de multinacionales norteamericanas con intereses en España, el presidente del Gobierno se jactaba de que nuestro sistema financiero era el más sólido del planeta, que íbamos a recuperar la senda del crecimiento a corto plazo y cómo ya superábamos a Italia en renta per cápita. Entonces, para Zapatero lo de la crisis era todavía, con ligeras matizaciones, una milonga de la derecha y de los antipatriotas y el déficit público no era ni siquiera un problema, ya que contábamos con un amplio margen fiscal. Al presidente le debió parecer que tenía que rematar la jugada y ni corto ni perezoso lanzó el mensaje de que en 3 ó 4 años (quedan entre 1 y 2) superaríamos a Francia en renta per cápita «a pesar, dijo, que esto no lo quiere ni oír mi amigo Sarkozy, pero es así».

Con los datos en la mano, nada de lo que dijo Zapatero en esa reunión de Nueva York se ha cumplido. Más bien al contrario, hemos empeorado todas y cada una de las supuestas ventajas que atribuía Zapatero a España como país seguro para invertir. El sistema financiero acumula embargos y deudas impagadas por un tubo. Y, según datos de la Oficina Estadística de la Unión Europea, España está por debajo de la media europea en renta per cápita. De hecho, hemos vuelto a los niveles de 2000 y detrás de Italia. Como para hablar de Francia, que ya ha salido de la recesión y acumula menor déficit público y por supuesto menos tasa de paro.

Pero es que además y según un estudio del profesor José María Rotellar para FAES, los españoles somos ahora más pobres que en 2004. La ineficaz e irresponsable política económica de Zapatero nos ha llevado a perder a cada español 150 euros. El Gobierno se pasó meses y meses negando la crisis y ahora lleva unos cuantos meses anunciando la buena nueva de que hemos salido de la recesión y que los brotes verdes por fin asoman en el horizonte. Hay que echarle valor para dar por terminada la peor recesión de la historia, si es que el PIB del cuarto trimestre de 2009 arroja un crecimiento de cero o de una décima. Cualquier economista sensato sabe que España no crea empleo mientras la economía no crezca a tasas cercanas al 2,5 por ciento. Cómo puede dar un Gobierno por terminada una crisis con más de 4,5 millones de parados (un 44 por ciento jóvenes) y subiendo, un déficit público cercano al 12 por ciento y una crisis de confianza que afecta a todos los sectores de actividad y especialmente al consumo.

Zapatero anda por ahí de presidente de turno de la Unión Europea, mientras las agencias de calificación, la prensa extranjera y algunos gobiernos europeos nos ponen a parir y sólo con algunas matizaciones nos sitúan en el pelotón de los torpes junto a Grecia y Portugal. El Gobierno sigue sin hacer los deberes y vendiendo burras y lanzando cortinas de humo, mientras los problemas se acumulan. ¿No hay nadie sensato en su entorno que sea capaz de ponerle freno, de conseguir que Zapatero ponga pies en pared?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído