José Cavero – Nacionalistas catalanes y vascos cooperaran con el Gobierno.


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

En las horas siguientes al debate sobre la salida de la crisis que se desarrolló este miércoles en el Congreso, han opinado los dirigentes nacionalistas de CiU y del PNV, ambas fuerzas invitadas a sumarse a alguna clase de pacto de colaboración con la política del Gobierno. El presidente de CiU, Artur Mas, ha criticado, en un Desayuno Informativo de Europa Press, el programa de estabilidad del Gobierno. Considera que sobreestima el crecimiento, y que el pacto de Estado quedó ayer «en agua de borrajas», con la actuación «de unos y otros», pero se mostró dispuesto a acuerdos puntuales, aunque advirtió al Gobierno de que su actitud debe ser de máximo realismo, «mínima petulancia» y «mayor confianza en nosotros mismos». A su juicio, el programa de estabilidad del Gobierno sobreestima el crecimiento y que si ese crecimiento tiene que basarse exclusivamente en el consumo, Cataluña jugará un papel modesto puesto que suponen un 16 por ciento de la población. Pero, en cambio, dijo que si el crecimiento se basa en la industria, el turismo, el comercio y la innovación son «casi un 25 por ciento, y en algunos temas entre el 25 y el 30 por ciento». Dijo también que si llega a gobernar en Cataluña, apostará porque sea la locomotora de arrastre de España.

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, rechazó que su partido se haya «echado en brazos de Zapatero» al estar dispuesto a escuchar sus propuestas, y ha advertido de que, si el presidente del Gobierno «cae» en este momento de crisis, «caemos todos». En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Erkoreka ha afirmado que habría sido «más cómodo empujar a que la figura de Zapatero cayera definitivamente en el barrizal». No obstante, ha apuntado que, «si Zapatero cae en un momento como el actual, con una economía muy interrelacionada, caemos todos inevitablemente». El portavoz del Grupo vasco en el Congreso ha asegurado que esto perjudicaría a la economía española, «pero notablemente a la economía vasca». «Los empresarios vascos acusarían ese desplome de la economía y los ciudadanos y consumidores vascos también lo acusarían», afirmó. Por ello, se ha mostrado dispuesto a escuchar las propuestas del Ejecutivo para ver si es posible llegar a acuerdos «por una razón de pura responsabilidad». «Tampoco nos hemos echado en brazos de Zapatero», ha insistido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído