José Cavero – Vencedores y vencidos en el debate.


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Es un juego periodístico que solemos practicar durante y al término de cada gran debate parlamentario y no hay duda que el de este miércoles vino a ser una especie de debate de la investidura, sin candidato, o de debate del estado de la Nación… Hubo derroche de expresiones descalificatorias para el adversario, lo que lo pone al nivel de los grandísimos debates de la legislatura, precisamente en su mitad: dos años transcurridos y dos por delante. Pero esta vez, el debate llegó a situaciones insólitas y probablemente inimaginables, cuando el primer jefe de la oposición tuvo la sorprendente iniciativa de requerir a los socialistas que, ya que Zapatero no cambia, lo cambien… O sea, que lo releven de su cargo y sitúen a otro en su lugar de jefe de Gobierno.

¿Cuándo se había oído una cosa igual? Una cosa es que esté impaciente con la llegada a la Moncloa, que ha visto perdida en dos ocasiones. Ahora, cuando por razón de las encuestas la ve más cerca que nunca, sospecha y teme que la recuperación económica que es probable que se produzca en los dos años venideros, vuelvan a apartarlo de la cúpula del poder político y vuelva a verse derrotado por su adversario de siempre. En vista de lo cual, recurre a esa ocurrencia impertinente: destituyan ustedes a su presidente, y tal vez lleguemos a algún acuerdo para remar juntos en la misma dirección. Siempre que -es la otra propuesta difícilmente comprensible- Zapatero no rectifique y asuma los planteamientos económicos del PP. La política económica que «predica» el PP: o sea, siempre que Zapatero no ceda y gobierne con el programa del PP, algo igualmente increíble de entender en un estado de derecho.

Pese a lo cual, hay algunas encuestas de medios que dan la victoria al candidato popular, a quien Zapatero reprochó su falta de coraje político -si tiene valentía y coraje político, presente una moción de censura-, por no recurrir a las fórmulas constitucionales bien conocidas: si no le gusta el Gobierno y cómo actúa, y quiere interrumpir los cuatro años para los que fue elegido, recurra a la moción de censura, y si reúne votos suficientes, presente su propia candidatura a la presidencia del Gobierno para sustituir al ocupante de la Moncloa. Pero, al no ver posible esta vía, Rajoy recurre a la posibilidad del atajo… Pues bien, pese a esas ocurrencias insólitas, algunas encuestas dan la victoria a Rajoy en el debate. La que publica el Mundo ofrece resultados encontrados: Zapatero obtiene una calificación del 31 frente al 28 de Rajoy, y el 48 por 100 cree que estuvo más convincente Zapatero frente al 43 por 100 de Rajoy. Pese a lo cual, concluye El Mundo que «Rajoy ganó a Zapatero», 39 frente al 30 por 100…

Una segunda encuesta la proporciona La Razón quien, por su parte, destaca los datos de su propia encuesta, según los cuales, Rajoy aventaja en cinco puntos a Zapatero, pese a que el 58 por 100 opina que el cara a cara no sirvió para nada.

La tercera encuesta la proporciona La Vanguardia y es el resultado de consultar a seis distintos columnistas habituales en el diario, según los cuales Zapatero se impuso con un 3,8 frente al 3,6 de Rajoy, pero ambos resultaron «aplastados» por el unionista Durán, que consiguió el 6,6 por 100. Los columnistas de La Gaceta, a su vez, coinciden en destacar que el presidente está más solo que nunca. Algo en lo que coincide el editorial de La Razón: «El presidente del Gobierno se quedó solo y no respondió a una sola pregunta de la oposición…», dice. Según ABC, «la contundencia de Rajoy puso de relieve la pasividad del Gobierno»… Como se ve, cada cual hace vencer a quien le viene en gana, aproximadamente…

En todo caso, este debate, cara a cara o bronca de Zapatero y Rajoy, habrá quedado «para la historia» por causa de la «exótica y surrealista» ocurrencia de Rajoy de reclamar a los parlamentarios socialistas que se rebelen contra su líder y lo releven del poder, casi nada. Y por la acusación de Zapatero a su adversario, de que le falta valentía y coraje político. Nada menos. Después de lo cual, uno sometería a algunos de nuestros líderes a pruebas psicológicas o psiquiátricas…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído