Francisco Muro de Iscar – A los frívolos, ni agua


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Hay quien dice que todas las opiniones son respetables. Yo creo que no. Las personas, sí. Todas. Las opiniones, según. Ya está bien de aguantar a los frívolos sus frivolidades. Se corre el peligro de que la gente crea que el que calla, otorga. Los que escribimos en periódicos y los tertulianos de radio y televisión -algunos son profesionales en el mal sentido de la palabra- debemos ser los primeros en tratar de evitar las frivolidades. No siempre lo conseguimos.

En los últimos tiempos, el mundo del cine se mete en todos los charcos. El último frívolo, pero ni mucho menos el único, ha sido Willy Toledo, un actor medio, más conocido por su dogmatismo políticos leninistas y sus ácidas críticas al PP y al PSOE, al que considera de derechas «de toda la vida», que por su labor como actor. No sólo defiende el «democrático y avanzado» régimen cubano sino que califica de terroristas a Orlando Zapata y a los presos políticos en Cuba. Eso no es sólo una frivolidad, es una mentira cobarde. Pero no le basta. Toledo añade que en España «se violan los derechos humanos» y «hay cárceles secretas donde están encerrados miles de inmigrantes y donde no pueden entrar ni la Cruz Roja ni las ONGs ni siquiera la prensa». Dicen los policías encargados de los Centros de Internamiento de Inmigrantes que si Toledo dijera eso en Cuba, donde calla y alaba, peligraría seriamente su libertad. Alguien ha escrito que conviene no confundir a Willy Toledo con «el cine español». Tiene razón, aunque a veces sólo se oye a los que hablan y piensan como él.

Pero la frivolidad no es sólo cosa de actores o de periodistas. En política pasa igual. Aznar, por ejemplo, parece instalado en ella y eso les gusta a muchos de sus seguidores. La izquierda lo está en muchos asuntos, entre ellos uno tan grave como el aborto. Jactarse de la ley del aborto y convertir en un derecho la muerte de un ser vivo inocente no es una frivolidad, es un insulto al sentido común y al derecho natural. El propio debate sobre los toros en el Parlamento catalán como si fuere el tema esencial en la Cataluña de 2010, también ofende a la inteligencia, sobre todo cuando se escucha a un catedrático de Filosofía comparar la muerte de los toros y la ablación. Es un insulto a las decenas de miles de mujeres que son victimas permanentes de esta aberración.

Hay que rebelarse contra las estupideces, las diga quien las diga. Maria Antonia García Benau, la primera mujer candidata a rectora en la Universidad de Valencia, ¡en 510 años de historia!, dice que «la cabeza no debe estar llena sino bien amueblada». Ya podría la «joven y austera» Bibiana Aido -Zapatero dixit- dedicarse a trabajar por la igualdad de la mujer y favorecer las condiciones para que ninguna mujer tenga renunciar a ser madre por razones económicas o laborales, en lugar de promover y aplaudir el aborto como medida anticonceptiva y como un falso derecho.

francisco.muro@planalfa.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído