José Cavero – Noticias de dos etarras.


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

En la serie de informaciones que abundan sobre la penosa evolución y decadencia que viene registrando la banda ETA en los últimos años hay que añadir este viernes dos notas más. De un lado, la aparición, en Toulouse del cadáver del etarra Jon Anza, que llevaba desaparecido once meses. Y de otra parte, la detención en Lisboa de otro etarra, Andoni Zengotitabengoa, que había huido de la casa en la que los etarras se habían instalado y pretendían, al parecer, hacerse fuertes en Obidos (Portugal). Son otras dos pésimas noticias para la banda, sin lugar a dudas.

Primero, la reaparición de Anza como cadáver perdido en una morgue de Toulouse tras una desaparición hasta ahora inexplicada y por la que venían pidiendo explicaciones las fuerzas «abertzales», que hicieron esparcir la idea de que pudiera haberse tratado de una «desaparición buscada» por los Gobiernos de España y Francia. Según la reconstrucción que se hace ahora del episodio, Anza habría aparecido posiblemente víctima de un infarto en un banco de la ciudad francesa, donde fue atendido por sanitarios que lo condujeron a un hospital, donde no se pudo salvar su vida. No se pudo hacer otra cosa que conducirlo a la morgue para su identificación y entierro. Y en ese trance o trámite ha permanecido casi un año… No es la primera vez que se produce una desaparición en ETA, y es evidente que la banda ha tenido en su recuerdo las desapariciones producidas durante el tiempo que «funcionaron» los GAL…

En este caso, el personaje Anza, correo de la banda, suscitaba grave preocupación en la banda, entre otras cosas, porque había desaparecido con trescientos mil euros, de los que no se tiene la menor noticia. Se cree que pudo haber fallecido víctima de un infarto, pero nadie ha dado noticias del dinero que «se evaporó» con su vida. Anza era una especie de correo de la banda, encargado de trasladar sumas de dinero… Y cuando desapareció viajaba entre Bayona y Toulouse. En mayo, la banda ETA denunció su desaparición y culpó de ella a los Estados de Francia y de España. Batasuna se encargó, en su momento, de poner en marcha una campaña muy activa para protestar contra la desaparición del individuo. El propio De Juana Chaos ha participado en esa campaña, vistiendo una camiseta naranja con el rostro de Anza, todavía hace pocos días, en Belfast. La autopsia se encargará, cabe suponer, de desvelar las causas del fallecimiento.

El otro etarra del momento es el que se había fugado de Obidos (Portugal) cuando la policía detuvo a sus compañeros y se hizo cargo de casi una tonelada de explosivos que guardaban en lo que se supone que iba a ser una sucursal etarra en Portugal. Zengotitabengoa «se evaporó» en aquellos días y ahora ha aparecido y ha sido detenido cuando, con documentación falsa, pretendía tomar un vuelo desde Lisboa hasta Venezuela, posiblemente con el propósito de viajar seguidamente a Méjico. El rostro de este etarra había sido identificado en unas grabaciones cuando hizo una compra de tacos para fijar alcayatas a la pared o para atornillar estanterías en una tienda portuguesa. Desde entonces, la policía portuguesa lo buscaba con la eficacia que ahora ha demostrado. El propósito de viajar, por lo menos en primera instancia, a Caracas, encaja bien con la reciente controversia suscitada por la colaboración del Gobierno de Hugo Chávez con etarras y guerrilleros colombianos. Y, además, su detención sirve para poner de relieve la eficaz colaboración que la policía portuguesa está teniendo en la persecución de terroristas en su suelo, como ha venido sucediendo en los últimos años en el otro «refugio», el francés.

Dos gotas más en el desgaste permanente que padece ETA, sin duda.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído