Rafael Torres – Al margen – El IVA.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Es lógico, aunque deplorable, que cuando un gobierno quiere más dinero, se lo mangue a la gente mediante el procedimiento de subir el IVA. Se trata de un impuesto ideado precisamente para eso. Nadie debería engañarse sobre el particular, pues el propio nombre de la cosa, Impuesto sobre el Valor Añadido, renuncia a disimular su naturaleza. ¿Qué es eso del Valor Añadido? ¿Quién se lo añade? Los gobiernos. Y se lo añaden, como es natural, para quedarse con, como si dijéramos, una mordida mayor. Establecida redimentariamente esa realidad rudimentaria, lo suyo sería, desde el punto de vista de las personas, no que no subiera, sino que desapareciera, salvo para los artículos superfluos o de lujo, ese sobreprecio indecente, a fin de que el precio de las cosas retornara a su ser y el gobierno o el Estado idearan otras vías para financiar sus dispendios. Pero el IVA se cobra fácilmente, se cobra sin que el ciudadano pueda remolonear ni escaquearse, y por eso se tira del IVA, porque pertenece al género de la exacción, por no decir al del carterismo institucional.

Ahora bien; una cosa muy distinta es la «rebeldía» contra la subida del IVA que proclama Esperanza Aguirre, que sólo por proclamarla desde su alto cargo público ya habría de vérselas con la Justicia en un país civilizado, lo cual, afortunadamente para ella, no es el caso. Esa «rebeldía», que nace más de la proverbial inclinación de la mujer a «sublevarse» contra la legalidad que de su empatía con los paganinis, es, por eso mismo, fruto de su débil comprensión y asimilación de los fundamentos democráticos, o sea, de la democracia, y no persigue en modo alguno el mejoramiento del sistema, sino votos fáciles, del mismo modo que el gobierno persigue, con lo contrario, dinero fácil.

Para una vez que no se necesita ser de derechas o de izquierdas, pues el IVA da por saco a todo el mundo, la cuestión queda reducida a un enfrentamiento «politico» entre el PP y el PSOE. Claro que la torpeza mayor es de éste último, una más de las que van tejiendo la alfombra por la que su adversario se dirige, sin despeinarse, hacia la victoria electoral en los próximos comicios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído