Francisco Muro de Iscar – ¿De qué ha servido?


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Bajo la batuta de las Cámaras de Comercio y del ex ministro Gómez Navarro -un político listo, tanto que dejó la política, se refugió en la empresa privada y vuelve a hacer política desde las Cámaras, pero sin el desgaste que sufren sus ex compañeros- un grupo de empresas puso encima de la mesa siete u ocho millones de euros -dicen- para una campaña de apoyo-al-gobierno-impulso-a-la-sociedad-civil. El estosóloloarreglamosentretodos era una manera de rebajar la tensión que sufría un Gobierno contra las cuerdas, en la esquina del ring y sin ideas, y tratar de llevar a los ciudadanos al convencimiento de que somos todos responsables de sacar al país de la crisis. Eso es verdad, pero no del todo, porque el Gobierno no gobierna o lo hace mal y eso impide o dificulta que las empresas creen empleo, que los comercios vendan o que los inversores inviertan.

La campaña, costosa, innecesaria, inútil, no ha valido para casi nada. Si acaso, para lo contrario de lo que se proponía. Y la implicación de importantes deportistas, abogados, etc., para «hacer patria», ha sido una salva de disparos sin pólvora. Casi han tenido más eco las contracampañas montadas contra la idea que esta misma. (Por cierto, la última, de ayer, es la llamada zapaterodimiteya.com). Alguien tendría que rendir cuentas en este sentido porque se ha malgastado el dinero de otros en pura propaganda. El mensaje no era malo, pero se erró en el momento de lanzarlo, en la forma de hacerlo y en el análisis de los resultados previsibles. Se han tirado a la basura millones de euros que han pagado religiosamente quienes deben o esperan favores del poder y que han aprovechado los que quieren o esperan favores de unos y de otros.

Pero, en cierta medida, tenían razón. Esto sólo lo arreglamos entre todos. Por ejemplo, exigiendo que se reduzca el gasto público innecesario y derrochador. Por ejemplo, el que emplean las autonomías en «embajadas» en el exterior. Sólo en Miami, según una denuncia de elconfidencial.com hay siete comunidades autónomas con embajada propia: Cataluña, Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla y León y Castilla-La Mancha. A las que hay que sumar el Consulado General de España, la Oficina Económica y Comercial española, la Oficina de Educación, la Oficina de Turismo, el Centro Español de Cooperación Iberoamericana y la Cámara de Comercio Española. Entre Cataluña, que tiene 50, y la Comunidad Valenciana (28), Andalucía (22), País Vasco (15), Castilla y León (15), Madrid (12), Asturias (12) y Galicia (12) suman más de 160 delegaciones en el extranjero. Con las otras nueve llegamos a 215. ¿Cuánto nos cuestan y qué rentabilidad consiguen? Respóndanse ustedes mismos.

En medio de la crisis, vale lo que afirmó el escritor americano James Branch Cabell: «El optimista proclama que vivimos en el mejor de los mundos posibles; el pesimista teme que sea cierto». El mejor, porque mañana nos lo pueden estropear más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído