Pedro Calvo Hernando – Matas, Aznar, Rajoy.


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

En materia de corrupción, las cosas se le ponen cada vez peor al Partido Popular, y eso que hasta el 5 de abril no se levanta el secreto de los dos tercios del sumario de la trama Gürtel que todavía quedan en ese mundo de tinieblas, pero que hacen esperar lo peor, lógicamente otro océano complementario de corrupción masiva.

Un capítulo que se abre, de momento en los predios menos fulgurantes del Tribunal de Cuentas, es el ya conocido asunto de los casi dos millones y medio de euros que el Gobierno de José María Aznar se gastó a finales de 2003 y comienzos de 2004 en aquel increíble asunto de la medalla del Congreso de los Estadios Unidos.

No es coherente que de ese dinero se gastase una parte en mejorar las relaciones USA-España, que eran excelentísimas, por mor de la compenetración fraternal entre Aznar y Bush. Para colmo, el grupo de presión (o tráfico de influencias) americano que se llevó el chollo no consiguió que al español se le concediera la medalla. Ahora lo que hay que investigar es si aquello supuso malversación de fondos públicos y quién sabe si prevaricación.

Lo más acuciante es la decisión judicial de exigir en 72 horas a Jaume Matas el depósito de tres millones de euros para librarse de la prisión, tras la renuncia temporal a la militancia de quien, según el juez, ha venido a burlarse de los simples mortales. Esa observación del juez Castro en su auto es extensible a otros varios implicados en corrupción del mismo partido, como venimos comprobando a lo largo de los últimos catorce meses. Se burlan de todo el mundo hasta ahora con impunidad.

Veremos lo que nos depara el futuro próximo. Y Rajoy no cumple con su ineludible obligación de dar la cara y de explicar a todos los españoles lo que pasa en su partido y la falta de medidas contra muchos implicados en casos de corrupción. O no explica por que el PP pagó a Matas cinco mil euros durante doce meses al parecer por no hacer nada, a no ser que explique lo contrario. Tampoco explica esas diferencias de trato con unos u otros sospechosos. En fin, se me acaba el espacio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído