Victoria Lafora – Héroes


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Decía Erasmo que «la locura es el origen de las hazañas de los héroes». Y es que este humanista, filósofo y teólogo holandés, tenía un concepto ciertamente mezquino de la naturaleza humana, por lo que, donde otros veían abnegación, grandeza o nobleza de espíritu, el ponía en entredicho esas virtudes para referirlas despiadadamente a la «stultitia» -la estupidez- y la locura.

Si Erasmo de Rótterdam hubiera vivido hoy entre nosotros, sin duda, habría puesto como ejemplo de su teoría sobre la locura y el heroísmo al profesor Jesús Neira y su disparatado libro «España sin democracia». Y es que nunca una persona tan encumbrada por todos había logrado defraudar tanto a tanta gente y en tan poco tiempo.

La pregunta es: ¿Hizo lo que hizo porque estaba loco? Cabe la posibilidad de que los términos pudieran invertirse y el gesto de enorme valor del profesor Neira, interviniendo en defensa de una mujer agredida, evidenciase su condición de héroe, siendo la locura y los desatinos posteriores algo sobrevenido por efecto de los golpes y el coma consiguiente. Querríamos que, en este caso, Erasmo se equivocase, y el valor, la nobleza y la grandeza del acto de Jesús Neira no tuviera nada que ver con la «stultitia» que viene mostrando desde el día en que Esperanza Aguirre le propusiera como presidente del Consejo Asesor del Observatorio Regional de Violencia de Género. Sería un gran consuelo, sobre todo para las mujeres. Pero, dicho esto, habría también que separar la heroicidad puntual de una persona de su capacitación para entender de asuntos oficiales que requerirían, fundamentalmente, de un demostrado equilibrio mental que, en el caso del profesor Neira, está brillando descaradamente por su ausencia.

Y aquí entran en juego consideraciones sobre el oportunismo populista con que los políticos se adhieren a determinadas causas, tratando de apropiarse del valor o del dolor ajeno. No solo besan niños en los mítines o abrazan viejecitas, hoy, determinados políticos, pretenden sacar provecho de cualquier cosa que pueda procurarles el voto, cualquier voto, el de la mala conciencia, el de la cobardía, el de la insensatez, o el de la estulticia.

Cuando Zapatero recibe en el Palacio de la Moncloa a los padres de Mari Luz Cortés, cuando Rajoy nombra a Juan José Cortés asesor para la reforma del código penal, cuando Esperanza Aguirre nombra a Jesús Neira presidente de un consejo sobre violencia de género, lo que están haciendo es populismo del más barato. Ni Cortés ni Neira son culpables de ese desatino. Los culpables son quienes tratan de aprovecharse del dolor ajeno, exhibiéndolo en su provecho y convirtiendo la política en un «reality show» de televisión basura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído