Rafael Torres – «Al margen» – El velo.


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Se es más fuerte en la medida en que se es más flexible, y si el Estado, sometido a tantas presiones sectarias, ha de fingirse algo adusto para garantizar que lo es de todos en términos de igualdad, la Sociedad, por el contrario, no sólo puede, sino que debe ser amable, benigna, habitable y tolerante. O lo que es lo mismo: que el Estado prohíba en sus ámbitos funcionariales la exhibición de cualesquiera signos o símbolos sectarios, se compagina perfectamente con el hecho de que la Sociedad permita que cada cual vista como le venga en gana, como, por lo demás, no podría ser de otra manera en una democracia. Sentado esto, el despojo a Najwa de su derecho a la educación en base a que la niña asiste a clase tocada con un pañuelo, cual es tradicional en el vestuario de los de su nación, es, simplemente, eso, un despojo cruel e intolerable.

Amparándose en un artículo de su reglamento interno, el que prohíbe a los alumnos llevar gorras en clase, el Instituto Camilo José Cela, de Pozuelo, impide a Najwa, una alumna española de origen marroquí, que continúe en él sus estudios si no accede a quitarse el pañuelo. Ya es grave que gente de la esfera educativa confunda una gorra con un «hiyab», que, por cierto, es una prenda similar a la que llevaban hasta hace nada las mujeres españolas, escasamente, como se sabe, musulmanas. A la niña, expulsándola a causa de su atuendo, se le ha infligido un daño psicológico brutal, tan brutal como innecesario, y detrás de esa sevicia anda al parecer, atizándola, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que se cree Sarkozy. Ya podía creerse del Reino Unido, de Bélgica o de Holanda, donde las niñas pueden llevar su pañuelico pues son niñas y no funcionarias, en cuyo caso, como es natural, no podrían.

La verdad es que el «reglamento interno» del Instituto ese de Pozuelo despide un tufo racista y xenófobo que, sobre ciscarse en el inalienable derecho a la educación, vulnera las leyes superiores del Estado y los fundamentos básicos de la convivencia. ¿Cómo vería Esperanza Aguirre que la echaran de su cargo porque el «reglamento interno» de alguien considerara inaceptables las pintas que lleva?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído