Pedro Calvo Hernando – Esto sí que es el contubernio.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Este sábado es el día de las manifestaciones, dentro y fuera de España, a favor del juez Garzón, en contra de las persecuciones de que está siendo víctima y en exigencia de respeto a la memoria histórica de las víctimas del terrorismo franquista. Este movimiento no deja de crecer, ni tampoco el número y calidad de las personalidades y las asociaciones (la última, Amnistía Internacional) que se van colocando al otro lado de la desfachatez ultraderechista o directamente fascista de los que atacan y persiguen a Baltasar Garzón por sus posiciones favorables a la persecución del genocidio franquista y del océano de corrupción masiva que anega y casi sepulta al partido de la derecha española que protagoniza la oposición en este país. Hablamos de una especie de contubernio, palabra tan querida por ellos, de ideologías e intereses, para quebrar la resistencia de la España limpia y democrática que quiere desterrar para siempre las secuelas y la semilla de la España sucia y emponzoñada por el predomino antidemocrático y por la sed feroz y procaz de riquezas y privilegios, la que logra engañar a una parte de la derecha democrática española.

La que tengo más cerca es la manifestación de este sábado por la tarde en Madrid, a las 18,30, entre Cibeles y Sol, por lo que allí estaremos para poner un grano de arena en la empresa de devolver a este país la dignidad que le han hecho perder sinvergüenzas y fascistas, que han logrado cegar los ojos de demasiados ciudadanos honestos de la derecha española. Mi deseo es que estos ciudadanos se liberen del nefasto influjo de aquéllos y se coloquen, con sus legítimas ideas políticas, en el lado de la España democrática y lejos del aquelarre de carcamales resentidos (Aguirre dixit, sólo que al revés) que capitanea la ofensiva contra el juez más digno que ha tenido España. Los procedimientos judiciales contra Garzón deben ser sobreseídos de inmediato, para reconciliar a este país con su dignidad y, de paso, para librarnos a todos de la vergüenza infinita por la que estamos pasando.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído