Carlos Carnicero – ETA, final a plazo fijo.


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Todas las noticias sobre el terrorismo convergen en un punto: la debilidad de ETA es sumaria, y no se reduce al ámbito organizativo, por el acoso policial, sino que se extiende a la profusa contestación de sus bases sociales de apoyo. La llamada izquierda abertzale ha explicitado por primera vez que la continuidad de la acción del ETA es perjudicial para sus objetivos políticos. Es, sin duda, un hito en la historia de las relaciones de la banda terrorista con sus organizaciones sociales.

Quizá merezca la pena una primera reflexión de naturaleza ética. Los abertzales no desean que ETA deje de matar por razones humanitarias o ideológicas; sencillamente piensan que los asesinatos restan a sus objetivos políticos. Esto hay que tenerlo claro para cualquier análisis.

Es pronto para determinar si quienes han empezado a criticar públicamente a ETA se atreverán a dar el salto de pedirle que abandone las armas y se disuelva; o sencillamente que condenen directa y taxativamente la violencia. Hay un plazo fijo para sus intereses: la presentación de las listas electorales para las municipales. La firmeza del Gobierno y la oposición sobre las condiciones en la que la izquierda abertzale podría concurrir a los comicios son claras: si no hay condena directa del terrorismo no puede haber participación electoral.

Estas semanas son cruciales para el futuro de ETA. Y el debate y las tensiones entre los líderes históricos de Batasuna y los jefes de ETA tienen que ser tremendas. Quienes mandan en ETA, a buen seguro que intentarán un atentado sangriento para demostrar su voluntad, su mando y sus expectativas. Y ese será -ojala me equivoque con el atentado- el momento crucial para la decisión de condenar o no el terrorismo: su última oportunidad.

Tal vez el conocimiento de estos hechos provocó la irresponsable e impresentable declaración de Mayor Oreja sobre una supuesta negociación y su comparación de Zapatero con ETA. El temor de quienes están al tanto de la situación en el PP es que un final del terrorismo en esta legislatura pudiera representar la mejor baza electoral del PSOE.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído