José Cavero – Reducción de gastos o aumento de impuestos.


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Poco a poco se van conociendo los planes de los gobiernos autonómicos para mejorar sus cuentas públicas. Todos recurren a reducciones de gasto, y algunos, también, a aumento de los impuestos que están en sus manos, los tramos más altos del IRPF o el céntimo sobre la gasolina. Las autonomías de gobierno socialista de Extremadura y Andalucía, han optado por aumentar impuestos a las zonas más favorecidas de las rentas que superan los 60.000 y los 80.000 euros, respectivamente. Gobiernos autonómicos como de catalán o el madrileño, a su vez, han aprobado o anunciado recortes en sus estructuras de altos cargos y en los sueldos de éstos.

La sorpresa la deparaba esta mañana de viernes el presidente del PP, Mariano Rajoy, al proclamar, en Ciudad Real, que «ninguna comunidad gobernada por el PP va a subir los impuestos». El presidente del PP ha enfatizado su anuncio después de criticar a «la mayoría de las comunidades socialistas», a las que «no se les ocurre otra cosa que proceder a subidas de impuestos que ponen en situación muy precaria a millones de ciudadanos». En esta clara distinción PP-PSOE -el PP no sube impuestos-, Rajoy ha arremetido, en particular, contra el presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, que anunció el jueves una auténtica «lluvia de impuestos», que hay que «sumar» a los anunciados por Zapatero y que, en su opinión, «generan una enorme desconfianza en el conjunto de los ciudadanos». «Ninguna comunidad autónoma del PP va a subir los impuestos en los próximos tiempos. Ninguna. Subir los impuestos como hacen los socialistas es malo para el crecimiento y para el empleo. Nosotros tenemos una política económica distinta», ha insistido Rajoy.

Además, el líder «popular», que ha inaugurado una convención del PP de Castilla-La Mancha, acompañado por María Dolores de Cospedal, ha arremetido contra la subida de la luz, sobre la que preguntará al presidente del Gobierno en la próxima sesión de control. «Voy a preguntarle en el Congreso cuál es la razón», ha dicho, para añadir: «Yo ya sé cuál es, pero quiero que la explique a todos los españoles». Y entretanto, él se ha ocupado de adelantarla. Porque, según Rajoy, la nueva subida de la luz, que coincidirá con la del IVA el 1 de julio, es «para pagar los errores cometidos por el señor Rodríguez Zapatero; para pagar su política de primas y subvenciones, y sus prejuicios ideológicos, como cuando decidió cerrar Garoña, pese a generar una energía más barata». «Estamos pagando sus discursos y su demagogia», ha dicho, «y eso es muy malo para los ciudadanos y para las empresas españolas, que compiten en toda Europa, y ahora la luz es más cara que en Europa y eso antes no pasaba».

El otro gran mensaje de calado de la jornada ha tenido que ver con la reforma laboral y los contactos ya iniciados entre el Gobierno y su propio equipo económico. En presencia de Cristóbal Montoro, Alvaro Nadal y José Ignacio Echániz (portavoz de la comisión de empleo), Rajoy ha asegurado que «aún no conocemos las propuestas del Gobierno». Ha explicado que «hay papeles que no sabemos si son los definitivos» y que «hay mucha confusión». Y en este sentido, ha advertido de que su oferta de diálogo está condicionada a la necesidad de «hablar de cosas concretas» y no reducirlo a «una conversación que sirva para decir que se ha tenido una conversación con nosotros». «Si quieren hablar, hablaremos y si quieren seguir con su prepotencia y su arrogancia, el PP seguirá cumpliendo con su función de hacer oposición en la Cámara», ha advertido.

Se cree que en las próximas horas, el Gobierno distribuirá a los líderes políticos el borrador de la reforma laboral para tratar de encontrar los apoyos necesarios para su ratificación en el Congreso de los Diputados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído