Mabel Redondo – Entre Bambalinas – Cristina versus Pastora, y Obregón ya ensaya posturitas veraniegas


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

El reciente y sonado estreno de «Una relación pornográfica», que por si aún no se han enterado es la obra que protagoniza Pastora Vega y Juan Ribó, coincide prácticamente con el primer aniversario de la pareja, siempre, según las cuentas de Cristina López del Hierro. La ex de Ribó, poco a poco se está convirtiendo en una asidua del show televisivo, ese que tanto nos gusta y que no seré yo quien lo critique, porque cumple con dos premisas: divertir y entretener, y son estos dos verbos que cualquiera pagaríamos porque figurasen constantemente en el diario de nuestra vida. Además, divertirse y entretenerse no está reñido con la intelectualidad, la diferencia es que cada uno se divierte con lo que quiere o con lo que puede… porque no da para más.

Pero el asunto que nos ocupa es otro bien distinto, este fin de semana Pastora y Ribó se suben al escenario del Teatro Apolo de Barcelona, allí estarán hasta el 25 de julio, y les puedo asegurar que todo este despliegue informativo sobre su trabajo en el teatro se lo deben en esta ocasión a la expectación que han creado como pareja. Ellos lo saben y lo explotan; lo que resulta inaceptable, incoherente y prepotente es la actitud de Pastora Vega cuando en plena rueda de prensa increpa a los reporteros porque le preguntan lo inevitable: «¿cómo está funcionando tu relación con Juan Ribó?», pero ¿qué pretende Pastora?, ¿a qué está jugando cuando ni en sueños se habría imaginado una promoción teatral de este calibre saliendo en los programas más vistos de la televisión y en las portadas de las revistas?

Claro que la que sigue calentita es Cristina López del Hierro, conforme pasan los días, las semanas, los meses, la ex se va despachando a gusto y ya no se anda con chiquitas a la hora de hablar de Pastora Vega, la mujer que según ella le ha arrebatado a su Juan: «Esta no hace más que darme motivos para hablar pero es que ya no me callo ni debajo del agua… El otro día vi la entrevista que les hizo Buenafuente y me puse enferma cuando ella puso su mano sobre el hombro de Juan, es que eso no lo soporto. Además, esta señora no le dejaba hablar, ahora no reconozco a Juan porque él es tímido, pero se crece en las ruedas de prensa y en el escenario, ahora le veo «algo pequeñito». Una cosa es que se haya enamorado de una persona que entre comillas es «actriz», aunque creo que tiene que demostrarlo, y otra cosa es que se meta en este fregado con una obra en la que él se juega mucho. Si fuese una obra coral el papel de «esa señora» quedaría más diluido, pero es que es un dueto, ¡dios mío! con lo buen actor que es Juan, ¿dónde se ha metido?. Y mira que yo pienso ir a ver la obra, lo haré cerca del 23 o el 24 de junio que es mi cumpleaños, tal vez me ponga una peluca para ir de incógnito. ¿Qué si me voy a llevar a «Juan Cartón»?, claro que sí Mabel, estoy dispuesta a sacarle un billete de avión rumbo a Barcelona, pienso tirar la casa por la ventana con tal de no perdérmelo porque yo quiero tener mi propio criterio y si han hecho un buen trabajo no tendré problema en reconocerlo. A Juan le deseo mucha mierda y a ella… me lo reservo. Hasta que llegue el momento a «Juan Cartón» le tengo castigado de cara a la pared, de verdad que no deseo que fracasen pero si no funcionan será porque esta obra es «la crónica de un fracaso anunciado».

«Pastora es muy poco agradecida con la prensa y ha sido prepotente porque la promoción gratuita que le habéis hecho los medios os la debe a vosotros. Ha dicho que Juan y ella son pareja, pero que no conviven, y yo me pregunto, ¿por qué se ha cuestionado tanto mi relación con Juanito porque no vivía con él?, ¿por qué no se indaga más en la relación que tienen ellos dos?. Sí que te adelanto que ni viven juntos ni van a vivir. Entre ellos existe una atracción física pero no comparten proyectos de futuro como pareja, eso te lo aseguro yo».

Lo reconozco, en el fondo Cristina López del Hierro me hace gracia y desde luego, si puedo, no pienso perderme a la «ex despechada» más cachonda entrando de incógnito en el Apolo de Barcelona, ¿se imaginan que en plena «relación pornográfica» de Ribó y Pastora, ella irrumpa en el escenario con «Juan Cartón»?, una imagen para no olvidar.

Y lo que teníamos un poco olvidado son los posados de verano de Ana García Obregón, tras largos años de ausencia, Anita se sumergirá en las aguas ibicencas y posará para la prensa como imagen de «Arkosol», unas cápsulas que aceleran el bronceado. El comienzo del verano ya no era lo mismo sin ese clásico posado, sus posturitas, sus gestos, sus caras, sus saltitos, sus ademanes de sirena madurita han creado escuela, algunas la han emulado pero ninguna la ha superado, ¡Obregón is different!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído