José Cavero – Rajoy: contra la crisis, elecciones anticipadas


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Cuenta el director de ABC que Mariano Rajoy le recibe en su despacho de la sede nacional del PP. Atrás quedan ya el ruido del Debate sobre el estado de la Nación y la división de todos los grupos parlamentarios, tras la sentencia del Tribunal Constitucional. Todas cayeron derrotadas. Lo que Rajoy mantiene en pie es su propuesta para convocar elecciones anticipadas.

Empiezan hablando de lo que llaman «intento de Zapatero y Montilla de burlar la sentencia del Tribunal Constitucional». Y dice Rajoy que «eso es un acto partidista que juega con cosas muy serias. A partir de ahí veremos en qué se concreta todo esto, pero yo creo que el presidente del Gobierno de España debería decir que él está con la Constitución Española. Lo que ha hecho el presidente del Gobierno una vez más es una mezcla de engaño, de frivolidad y de jugar con cosas que afectan al interés de todos. Lo que hace afecta a algo tan importante como las reglas del juego y las normas de convivencia que nos hemos dado. En situaciones de dificultad, lo único y lo mejor que se puede hacer es apelar a las reglas de juego y al sentido común . Todos los dirigentes políticos y singularmente el presidente del Gobierno debieran apoyar la plena vigencia de la Constitución, como quieren todos los españoles. No hay democracia donde un Gobierno pone en tela de juicio las sentencias de los tribunales. Eso es la selva».

Sobre la propia sentencia del TC, dice Rajoy, «tengo una norma que he mantenido toda mi vida: discutir las sentencias de los tribunales no tiene ningún sentido. Manifesté mi posición cuando presenté el recurso. En cualquier caso, creo que es bueno que se haya dicho que ese preámbulo carece de cualquier eficacia. Evidentemente, tenemos un problema. Esto ha llevado a una gran desunión»

Sobre las posibilidades de entendimiento con CiU, dice Rajoy: «A lo largo de este proceso siempre he hecho lo que creía que tenía que hacer. Primero dije que el Estatuto no era bueno, en segundo lugar denuncié que el señor Rodríguez Zapatero rompiera un consenso constitucional como éste, algo que nunca había sucedido y que respondía a la estrategia de aislar al Partido Popular, en tercer lugar defendí mi posición en las Cortes y después recurrí al Constitucional».

Y en cuanto al riesgo de que se ponga en peligro el pacto del PP y PSE en el País Vasco, dice Rajoy que «eso sería un disparate, y estoy absolutamente convencido de que el Partido Socialista del País Vasco no lo aceptaría de ninguna de las maneras. Me fío más de los socialistas vascos que de Zapatero. La siguiente cuestión se refiere a una supuesta negociación entre el Gobierno y ETA».

Opina Rajoy que «las declaraciones del señor Mayor Oreja en temas de lucha contra el terrorismo hay que escucharlas siempre. Es una persona profundamente conocedora de esta situación. Pero mientras yo no vea un cambio en la política del Gobierno seguiré apoyando al Gobierno. Es verdad que ha habido una cierta polémica en los últimos días en torno a los permisos penitenciarios, con justificado malestar por parte de las víctimas. Le hemos trasladado al Gobierno que no nos gusta lo que pasa y menos aún enterarnos a través de los medios de comunicación».

Sobre su reciente encuentro con Urkullu preguntan a Rajoy si podría imposibilita el acuerdo con el PSE cualquier tipo de pacto en el futuro. «Nosotros no hemos pactado con nadie pero eso no quiere decir que no podamos hablar con todos. Sería absurdo que el PP no pudiera hablar y llegar a acuerdos que son buenos para el interés general». «Yo en el último Debate de la Nación planteé lo que en mi opinión es la mejor salida, que es la convocatoria de elecciones generales. Porque el Gobierno no está en condiciones de dar un mínimo de confianza, seguridad y certidumbre.».

A continuación le requieren que revele los ejes fundamentales para salir de la crisis económica, y dice: «El paro no se arregla con un decreto, se arregla con una política económica. Tiene que haber un Gobierno que dé confianza, con un programa, con mayoría en la Cámara y que diga lo que va a hacer en cuatro años. Son necesarias una serie de reformas: ahora se ha iniciado una reforma del sistema financiero, pero hay que dar mucha claridad en sectores como el energético, en materia laboral hay que ir más lejos de lo que ha ido el Gobierno, y es necesaria una reforma de la unidad de mercado. Es preciso que haya una mayor cooperación entre la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas y que los agentes sociales y económicos estén sometidos a los mismos requisitos en todas partes y no que haya 17 normas distintas en diferentes sectores».

Sobre si es partidario de reformar la Constitución, dice Rajoy que no es partidario de abrir melones de reformas constitucionales sin consenso y menos en este momento, cuando existen políticos dedicados a deslegitimar nuestra Carta Magna. Lo peor para España es seguir como hasta ahora. España necesita un revulsivo electoral.

Por último, entra en cuestiones más concretas: ¿Le gustaría que Cascos fuera candidato en Asturias? «Tengo una magnífica opinión de Cascos, pero dependerá de Cascos y de sus compañeros de partido». Si el PP llega al poder, ¿derogará la ley del aborto? «Lo que quiero es que el TC falle antes de celebrarse las elecciones. Pero estoy radicalmente en contra de esta ley y por eso he interpuesto el recurso ante al Constitucional. Por tanto, mi idea sería cambiarla». ¿Camps volverá a ser el candidato en la Comunidad Valenciana? «Camps tiene al apoyo total de la dirección nacional del partido».

Y por último, las huelgas: En las últimas semanas hemos vivido dos tipos de huelga: una a lo salvaje, como ocurrió en el Metro de Madrid, y otra más o menos encubierta, como ha ocurrido con los controladores. ¿Se solucionaría en parte con una ley de Huelga? «Es un asunto del que llevamos hablando más de 30 años. En la huelga de Metro, por fortuna, primó el sentido común».

Sobre los controladores, «el ministro de Fomento tuvo en febrero el apoyo de toda la Cámara a un decreto-ley que presentó para que resolviera un problema. Seis meses después constatamos que ha sido absolutamente incapaz de resolver el problema. Este no es tanto un problema de leyes como de inteligencia y gestión, de no echar leña al fuego por parte del ministro. Su obligación es resolver los problemas en lugar de arremeter constantemente contra la oposición». ¿Y eso no se puede solucionar en parte con una ley de Huelga? «En este momento la prioridad no es hacer una ley de Huelga, la prioridad es resolver un problema para lo cual el ministro tiene el apoyo de todos los grupos de la Cámara. Estas cosas ya se han planteado en muchas ocasiones. No es un asunto fácil. La huelga de Madrid fue una cosa absolutamente intolerable y la posición del Gobierno de la Comunidad de Madrid fue muy equilibrada. Se puede hablar en el futuro, pero no me parece equivocado pensar que de ahí puede venir la solución a unos problemas que tienen un origen distinto».

En cuanto a los controladores, «la gestión hay que juzgarla por sus resultados. No es problema de que vuelva a sacar otro decreto o 17 decretos, es problema de que tenga la inteligencia, la determinación y la habilidad suficientes para resolver este asunto y no lo ha hecho». Termina dando una puñalada a Blanco por sus recortes en Fomento: El ministro Blanco pasará a la historia por ser el ministro de Obras Públicas de la Historia de España que menos obras públicas va a realizar.

No hay grandes novedades en el pensamiento político de Rajoy, una vez más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído