José Cavero – Rajoy no utilizó el cinturón de seguridad.

José Cavero - Rajoy no utilizó el cinturón de seguridad.


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Mucho ha dado que hablar, durante este pasado fin de semana del primero de agosto el vídeo en el que Mariano Rajoy, a bordo de un coche, viajaba con destino a sus vacaciones veraniegas. Ya no se sabe bien qué mensaje quería trasladar a sus militantes, votantes u opositores, pero todo ellos se quedaron con la lamentable imagen de un Rajoy viajero de un coche sin aplicarse el cinturón de seguridad obligatorio.

Por si faltaba alguien que se enterara, el partido divulgó una nota de prensa para disculpar esa carencia del presidente y asegurar que no es lo normal, y que habitualmente Rajoy cumple exigentemente las normas de tráfico. ¿Cómo su jefe de Juventudes o Nuevas Generaciones, capturado por Tráfico con dos copas de mas, o como Aznar, que criticó esas normas argumentando que «quién nos puede decir lo que tenemos o no que beber? Pues bien, en esta coyuntura poco favorable, y según nos relata hoy el diario Público, el presidente del PP, Mariano Rajoy, evitaba este domingo referirse, durante su visita a la Festa do Albariño en Cambados (Pontevedra), a la polémica suscitada por el vídeo que hizo público su partido en el que no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El líder conservador había grabado un vídeo en el que comentaba que se iba de vacaciones, pero no fue consciente de que* no llevaba la protección. Rajoy pidió ayer perdón _a través de un comunicado del coordinador de Presidencia de su partido, Jorge Moragas_ por no llevar el cinturón de seguridad cuando se le grabó un vídeo en el que se le veía en la parte de atrás del coche durante el viaje con el que comenzó sus vacaciones, que pasará en Galicia. Rajoy llegó con un retraso de unos 20 minutos y se bajó del coche a una prudente distancia de los periodistas y curiosos. Antes de llegar al ayuntamiento de Cambados, adonde llegó con un retraso de unos veinte minutos, el líder del PP se bajó del coche a una distancia en la que los periodistas y los curiosos no pudieron ver si llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Tras ser informados de que Rajoy no haría declaraciones ni respondería a preguntas de los medios, miembros de su equipo señalaron a los informadores que la postura del líder del PP ya quedó clara en el comunicado que el partido hizo público ayer. Una vez en el ayuntamiento, el presidente del PP saludó a la comitiva, entre ellos a la secretaria de Políticas Sociales del PP, Ana Pastor, y a los miembros del capítulo serenísimo de la orden del albariño. Minutos más tarde llegó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo y, tras los saludos, se formó la comitiva que desfiló hasta el pazo de Fefiñáns, entre gritos y aplausos, sobre todo hacia Rajoy. No quiso hacer declaraciones. Su equipo señaló, una y otra vez, que el «affaire cinturón» ya había sido tratado.

En la comitiva iban las nuevas damas y caballeros del capítulo serenísimo, que son aquellas personas que hacen una labor de promoción a favor del vino albariño. La actriz María Castro, la escritora Soledad Puértolas, los conselleiros de Cultura y Medio Ambiente, Roberto Varela y Agustín Hernández; el bodeguero Fernando García y el director general de Conservación de la Naturaleza de la Xunta, Ricardo García Borregón, son los que este año han ingresado en esta orden. Recibieron este honor de las manos del presidente de la orden, Manuel Fraga, que se incorporó a los actos directamente en el patio de armas del pazo de Fefiñáns.

Y tampoco se sabe si tras la fiesta, Rajoy usó el cinturón de seguridad o si había consumido demasiado albariño…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído