José Cavero – Aznar, el peor presidente del mundo.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Cualquier ciudadano español recordará cómo, en los meses finales de sus ocho años de mandato como jefe del Gobierno español, José María Aznar se señalaba a sí mismo, o lo señalaban sus colaboradores más próximos, como «el mejor presidente que ha tenido España», y se le comparaba con los anteriores de la etapa democrática, Suárez, Felipe González, Calvo Sotelo. Pues bien, ahora, llega, desde una publicación estadounidense, un análisis que le sitúa justamente en el polo opuesto: el peor presidente del mundo, nada menos… Cuenta una crónica de El Mundo que en EEUU, existe un grupo de revistas más o menos serias que se han especializado en titulares basados en llevar la contraria. The Atlantic Monthly es un buen ejemplo, con sus historias acerca de cómo será… y luego ponga usted lo que quiera: un ataque de Israel a Irán, EEUU tras la actual crisis, la próxima crisis, el próximo presidente… Es una mezcla de análisis y de provocación muy eficaz en la era de Internet, que es a fin de cuentas lo que ha hecho famosos a gente como Nouriel Roubini, Simon Johnson, Joseph Stiglitz y Paul Krugman. Y añade que una revista de ese estilo es Foreing Policy, que incluso tiene una sección titulada Think It Twice, o sea, «Piénselo otra vez».

Ultimamente, Foreign Policy le ha cogido el gusto a las series. Los peores presidentes, o los hombres más peligrosos del mundo, por ejemplo. Pues bien, esta semana, la web de Foreign Policy nos obsequia con la serie de los peores ex jefes de Gobierno del mundo. Y cita a cinco: el socialdemócrata alemán Gerhard Schroeder, el conservador español José María Aznar, el nigeriano Olesegun Obasanjo, el filipino Joseph Estrada y el tailandés Thaksin Shinawatra. La verdad es que la clasificación es desproporcionada. No es lo mismo, por ejemplo, ser un «lobbista» a sueldo de Rusia (Schroeder), que tratar de robar unas elecciones (Obasanjo), derrocar a un Gobierno (Shinawatra) o estar metido hasta las cejas en casos de corrupción (Estrada)… En el caso de Aznar esa confusión de criterios es evidente. El ex presidente español se sitúa entre los cinco peores del mundo por sus declaraciones tras haber dejado La Moncloa, entre ellas la de que los musulmanes deberían haber pedido perdón a España por ocupar el país, algo que desveló El Mundo por la sencilla razón de que su periodista era el único que estaba en aquel acto, que era tan irrelevante en Washington y en el que el Hudson Institute no se había molestado en invitar a nadie de la prensa.

No cabe duda de que Aznar ha tenido una especial habilidad para decir lo que puede causar más daño a su propio partido, y también para hacer la guerra por su cuenta en Washington, sin coordinar sus actividades con la embajada. No cabe duda de que su apoyo incondicional al ala más dura del nacionalismo judío israelí irrita a muchos, incluyendo a muchos judíos. Y no cabe duda de que sus declaraciones, en ocasiones, son surreales, como cuando calificó a Obama de «exótico». Pero más allá de todos esos condicionantes, no deja de ser paradójica su inclusión en la lista. Lo que me lleva -dice el corresponsal de El Mundo- a una última reflexión: en el mundo actual, lo que digas (Aznar) es tan o más importante que lo que hagas (los otros cuatro). Y eso vale tanto para políticos como para ex políticos. Y también para el ciudadano de a pie.

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído