José Cavero – Díaz Ferrán podría presentarse a la reelección.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Relata este martes el diario ABC que, según dicen sus críticos, que fue el último, pero que al final se dio por enterado. Gerardo Díaz Ferrán no podía tensar más la cuerda. Ni seguir siendo el líder indiscutible de los empresarios españoles cuando sus negocios se contaban por derrotas. El lunes, finalmente, decidió convocar elecciones anticipadas a la presidencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para poner fin a su mandato antes de tiempo. O para adelantarse a quienes pedían su cabeza, alegando que la forma en que había fracasado su imperio _causas pendientes con la justicia incluidas_ dañaba la imagen de la patronal. Dejará el cargo, como pronto, el 30 de noviembre. En el aire queda saber si se presentará o no a la reelección. Cuenta todavía con sus fieles, pero pierde apoyos día a día.

Según fuentes de la CEOE, que cita la misma crónica de ABC, lo comprobó en los instantes previos a una reunión con sus 21 vicepresidentes para evaluar la última huelga general. Y quizá por eso abandonó al instante su intención de contar, vicepresidente a vicepresidente, el número exacto de enemigos y simpatizantes. Se alejó también del orden del día y abrió el encuentro con un discurso autojustificativo de los problemas que habían llevado a la venta, quiebra o intervención de sus compañías, según cada caso: Seguros Mercurio, Air Comet y Viajes Marsans. Díaz Ferrán rehusó entonar el «mea culpa» y se excusó en las dificultades de acceso al crédito provocadas por la crisis para explicar la disolución de su entramado empresarial. Dicho eso, el cuestionado presidente de la patronal reconoció que su situación podía causar cierto malestar entre los miembros de la CEOE y para zanjarlo todo, comunicó a sus colegas su decisión de adelantar el proceso electoral que, en un escenario normal, tendría lugar en 2013, cuando expira su mandato.

Así, pretendería, además, acallar las exigencias de sus oponentes. Y recuperar, quizá, simpatías. En todo caso, la convocatoria no se hará oficial hasta el próximo 20 de octubre, cuando el propio Díaz Ferrán lo hará saber al Comité Ejecutivo y a la Junta Directiva en reunión ordinaria. A partir de ahí, y según los estatutos de la organización, se abre un plazo de 40 días de periodo preelectoral. Con esto, las elecciones, las primeras «democráticas» en la historia de la CEOE, pues hasta ahora el presidente era elegido «a dedo», se celebrarán como muy pronto el próximo 30 de noviembre. Aunque fuentes de la patronal aseguran que es una decisión que se puede demorar y así los comicios no se celebrarían hasta diciembre o incluso enero de 2011.

La gran duda, ahora, es sí Díaz Ferrán se presentará para revalidar su presidencia. Las reglas internas de la Confederación no se lo impiden. El, por ahora, no habla: preguntado por este diario, aseguró que no dirá nada hasta ese 20 de octubre. Eso sí, fuentes cercanas a él lo dan por hecho. Todavía cuenta con buenos apoyos. Principalmente entre los 21 vicepresidentes, al menos la mitad de ellos nombrados por él mismo y, se supone, hombres de su confianza. Aún el pasado 15 de septiembre esos mismos vicepresidentes lo ratificaron en su puesto ante las dudas surgidas en muchos ámbitos de si estaba o no en condiciones de seguir al frente del empresariado. Pero también es cierto que las voces críticas han ido en aumento. «Ha venido forzado por el clamor popular», explica Rafael Gallego, presidente de la Federación de Asociaciones de Agencias de Viajes (Feaav), uno de los que con más ímpetu han pedido su relevo.

Algunos nombres ya suenan con fuerza para sustituir a Díaz Ferrán. Entre ellos, Juan Rosell, presidente de la patronal catalana, Foment del Treball Nacional, y Santiago Herrero, al frente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, ambos también vicepresidentes de la Confederación. Aunque esas fuentes internas consultadas aventuran que sólo habrá una candidatura, la de una persona que aúna el apoyo de los todos. «Hace falta un candidato que devuelva a la CEOE su buena imagen, que responda ante a la imagen distorsionada y malévola que de los empresarios generó Ferrán», dice Gallego.

Los estatutos de la CEOE impiden candidatos externos y solo aquellos que presidan alguna de las 220 organizaciones territoriales o sectoriales que componen la patronal pueden postularse. Ese plazo de 40 días da tiempo para el juego de candidaturas y la llegada de ese «hombre fuerte» que la CEOE parece buscar para poner fin a la era de un Díaz Ferrán que ya ha jugado todas sus cartas. O casi, dice ABC. A Díaz Ferrrán le gusta ejercer su cargo, y ahora no tiene otra cosa que hacer. Y aún le quedan amigos «poderosos», como Arturo Fernández o José Antonio Segurado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído