José Cavero – Aguirre, llamada al orden por causa de Cascos.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Como era perfectamente previsible, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a merecer la desaprobación de sus «jefes» de la Calle Génova por haberse alineado con Cascos y contra los militantes asturianos que no quieren que el hombre fuerte de Aznar vuelva a la política como candidato a presidente de la comunidad astur. Al parecer, una vez más, la presidenta Aguirre, no se dio por aludida cuando su jefe de filas hizo un llamamiento a no alimentar el debate sobre el candidato para las autonómicas en Asturias. Por ello, este jueves contribuyó un poco más a mantener vivo el culebrón sobre el cabeza de lista de los conservadores para el Principado. Y lo hizo redoblando su apuesta por el ex ministro Francisco Alvarez-Cascos.

Para la presidenta del Ejecutivo madrileño, el ex dirigente conservador es un político que «tiene cualidades» y que «suma» al proyecto del PP. «Este verano he estado en Asturias y le puedo asegurar que la inmensa mayoría de los ciudadanos militantes del PP y ciudadanos votantes piensan que Cascos podría hacer mucho por Asturias», consideró en una entrevista concedida a la Cadena Ser. Además de no ocultar sus preferencias, la líder de los conservadores madrileños fue más allá y sugirió la que, a su entender, sería la mejor fórmula para acabar con el enfrentamiento interno del PP asturiano, fuertemente dividido entre los partidarios del ex ministro de José María Aznar y los que optan por la vía de Isabel Pérez-Espinosa, concejal ovetense que es la propuesta de la dirección de los conservadores asturianos.

Alineándose con las tesis del sector que respalda a Francisco Alvarez-Cascos, la presidenta madrileña hizo hincapié en la posibilidad de que el candidato del PP para el Principado de Asturias surja en el seno de la celebración de un congreso extraordinario. «Podría haber un congreso regional en Asturias. Lo ha habido en Baleares, ha habido dos candidatos, han votado todos los militantes de Baleares y el PP ha salido reforzado. Hoy el PP de Baleares está trabajando de una manera extraordinaria», señaló en declaraciones a la citada emisora.

Sin embargo, en el partido recuerdan que, en función de los estatutos, habrá un cónclave en 2011, pero no porque lo diga Aguirre… La presidenta del PP de Madrid señaló que en la formación política a la que pertenece «no habrá primarias» porque los estatutos del PP no contemplan esa posibilidad, pero sí la opción de la celebración de este tipo de cónclaves extraordinarios. Pero el escenario planteado por Esperanza Aguirre no entra en los planes de la dirección nacional del PP, que este jueves se apresuró a descartar la posibilidad de un congreso extraordinario.

Fuentes del partido consultadas por el diario Público aseguraron que el congreso regional del PP asturiano se celebrará en función de los estatutos. Y que el artículo 26 de estos recoge que los congresos se celebran cada tres años. Teniendo en cuenta que el último cónclave en el Principado se celebró el 29 de noviembre de 2008, no está prevista la convocatoria de una cita de este tipo hasta «finales de 2011», insisten las mencionadas fuentes. Es decir, que no habrá congreso en el PP asturiano hasta después de las elecciones autonómicas. «No está previsto ningún congreso ordinario ni extraordinario porque ni toca ni Asturias lo ha pedido», aseguraron.

Además, en el partido recuerdan que la situación en Baleares no es extrapolable a la del Principado. En este sentido, aclaran que el congreso celebrado en Baleares fue necesario puesto que había que escoger al sucesor de Rosa Estarás al frente del PP de las islas después de que esta renunciara a la presidencia de la formación para ocupar su escaño en el Parlamento Europeo. Las palabras de la presidenta escocieron en algunos sectores del PP asturiano que reclaman su derecho a llevar a cabo el proceso sin injerencias, máxime en un asunto que el propio Mariano Rajoy considera que «va para largo». No es la primera vez que la dirigente madrileña muestra en público sus preferencias por Francisco Alvarez-Cascos, uno de los duros del PP, aznarista como ella misma. «España en estos momentos no está para desechar a personas muy válidas», dijo hace un mes al ser preguntada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído