José Cavero – La sucesión de José Montilla.


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Cuenta este sábado el diario barcelonés La Vanguardia que la consellera de Justicia y número 2 del PSC a las elecciones, Montserrat Tura, medita presentarse como posible candidata socialista a las próximas elecciones autonómicas, después de que el actual candidato, José Montilla, anunciara este viernes que no volverá a optar a la presidencia de la Generalitat.

«Quizá me presente, pero quién sabe lo que pasará de aquí a 2014», ha declarado Tura en una entrevista en la una emisora de radio, horas después de que Montilla hiciera pública su decisión de no repetir como candidato del PSC. No es la primera vez que Montserrat Tura ha barajado dar el paso, aunque en esta ocasión ha sido en medio de una campaña electoral y con el anuncio de Montilla encima de la mesa. En efecto, Montilla daba este viernes uno de los campanazos de una campaña electoral que no está pasando, precisamente, inadvertida, por los sucesivos golpes de efecto que buscan los candidatos: los ataques de Puigcercós a la deficiente aportación de madrileños y andaluces al Tesoro Público, los renovados ataques del PP a la política de inmigración, el vídeo eróticos del PSOE invitando a votar a Montilla, el vídeo semierótico de Nebreda amenazando con quitarse una toalla…

Montilla utilizaba un desayuno informativo para anunciar que aspira a gobernar una segunda y última legislatura «para hacer lo que queda pendiente y lo que conviene a Cataluña», esta vez en solitario, «sin muletas», reafirmando así su compromiso de no volver a reeditar un gobierno tripartito. «Mi oferta es clara. Quiero una segunda legislatura, una más, para mantener el rumbo del Estatut y la cohesión social, para hacer, con un gobierno compacto, reducido y sólido lo que queda por hacer, concentrado en la lucha frontal y obsesiva contra la crisis, para abrir caminos de futuro para los catalanes que no quieren inventos ni falsos atajos», afirmó. Todo un programa de actuación en modos y maneras más que en propósitos y proyectos. ¿Convencerá Montilla con sus buenas palabras para que se le otorgue la última voluntad a la que, suele decirse, tienen derecho, incluso, los condenados?

Como señala en su gran titular el diario La Vanguardia, una cosa es clara: «Montilla ha abierto el debate sucesorio» en plena campaña. Y Montserrat Tura, actual número 2 del PSC por Barcelona, ha dejado abierta la puerta a encabezar en el futuro la candidatura socialista a las autonómicas, aunque ha subrayado que aún queda mucho tiempo hasta entonces y que pueden pasar muchas cosas. Observan los analistas que José Montilla (nacido en Iznájar, Córdoba, en 1955) afronta la última semana de campaña electoral en Cataluña como la última oportunidad para despertar al electorado, aún bastante desmovilizado, del PSC. Esas bases del partido, se explica, siguen profundamente desmovilizadas por la crisis económica y por asuntos más internos, como el recorte del Estatuto o los equilibrios que han tenido que hacer los socialistas dentro del Gobierno tripartito catalán.

El propio Montilla lo constata: «Nuestro electorado está especialmente tocado por la crisis y parte de la ciudadanía ve con particular desencanto que desde las Administraciones no se acaba de dar soluciones a la crisis. Los partidos de gobierno, especialmente los de izquierdas, notan mucho esta situación. Además, en Cataluña también hay desencanto en lo referente al autogobierno por la sentencia del Estatuto. Hay una cierta constatación de que no es nada fácil entenderse con España».

Montilla, por cierto, hace alguna observación curiosa en unas declaraciones que efectúa este sábado a El País, como que -dice- «Zapatero deberá tomar nota del 28-N». «Todos tendremos que tomar nota de lo que ocurra, aunque lo que yo estoy haciendo ahora es trabajar para que los resultados sean buenos. El PSC tomará nota y el PSOE también deberá tomar nota. Y si no hubiera habido crisis o se hubieran tomado medidas espectaculares la situación también sería otra… Pero la realidad es que los márgenes de actuación son limitados…», explica Montilla después de denunciar «un contexto en la política española poco propicio a plantar cara a la derecha cavernícola, porque era prioritario hacer frente a la crisis». Parece referirse a los 14 escaños sobre 135 de que dispone el PP, y con los que no puede tirar cohetes, especialmente si con resultados así quiere aspirar a gobernar España. El suelo y el techo electoral del PP catalán son siempre muy similares.

Por cierto, que en esta entrevista, Montilla lanza elogios sorprendentes a Zapatero: Llevo muchos años trabajando con Zapatero y lo conozco bien. No hay otro dirigente mejor para salir de la crisis que él. La mayoría de sus compromisos conmigo y con Cataluña se han cumplido. Cataluña ha logrado su máximo nivel de autogobierno con Zapatero en La Moncloa y yo en la Generalitat». En todo caso Montilla tiene claro su deseo de estar, la próxima legislatura, como President de la Generalitat. «Este es mi objetivo. Soy un hombre que cumple sus compromisos. Y en cuanto al PSC, tiene muchas personas válidas. Cada cosa a su debido tiempo. De aquí al 2014 faltan cuatro años».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído